Introducción

Los basófilos son células del sistema inmunitario, similares a los mastocitos. Se engloban dentro los granulocitos, un grupo de células llamadas así por contener gránulos en su interior. Dentro de este grupo, se encuentran también otros leucocitos como los neutrófilos o los eosinófilos.

Los basófilos fueron descritos por primera vez en 1879 por Paul Ehrlich. Como otras células del sistema inmunitario, se generan en la médula ósea, constituyendo alrededor del 1 % del total de leucocitos (1). A diferencia de los mastocitos, que maduran en la circulación sanguínea, los basófilos maduran en la médula ósea, aunque ambos tipos celulares producen prácticamente las mismas sustancias.

¿Cuál es su función?

Los basófilos se encuentran en la sangre y solo en ciertas ocasiones, como en caso de infecciones parasitarias, se acumulan en los tejidos (principalmente mucosa pulmonar, nasal y piel). Una vez ahí, liberan el contenido de sus gránulos, pequeños compartimentos que contienen sustancias que facilitan la puesta en marcha del proceso inflamatorio (por ejemplo la histamina) y la eliminación del patógeno.

Basófilos y enfermedades asociadas

Tal y como se ha dicho, los basófilos son importantes para iniciar reacciones inflamatorias, pero su activación descontrolada también se ha vinculado a alergias, otras reacciones de hipersensibilidad, anafilaxias, asma y alteraciones dérmicas. ¿Por qué?

Cuando el sistema inmunitario detecta un alérgeno, se activa la producción de un tipo de anticuerpo, denominado IgE. Este IgE es capaz de adherirse a la superficie de los basófilos y mastocitos. Cuando nuestro organismo vuelve a entrar en contacto con el alérgeno, éste es detectado por los anticuerpos IgE unidos a los basófilos, lo que induce que se libere el contenido de sus gránulos. Todo ello puede producir reacciones locales, inflamaciones cutáneas y/o contracciones musculares de los bronquios, lo que a su vez puede desencadenar un shock anafiláctico.

Bibliografía

  1. Falcone, F. H., Haas, H., & Gibbs, B. F. (2000). The human basophil: a new appreciation of its role in immune responses. Blood, 96(13), 4028–38.
  2. Mukai, K, and Galli, SJ. (2013) Basophils. In: eLS. John Wiley & Sons Ltd, Chichester.

7 Comentarios

    • Mi Sistema Inmune Contestar

      Hola Jcm,
      gracias por tu apreciación. En nuestro blog intentamos utilizar un lenguaje asequible para todos los públicos, aunque es cierto que a vecer los temas más técnicos sobre el sistema inmunitario son complejos de por sí. De todas formas te invitamos a que nos preguntes cualquier duda que te surja de su lectura.

      Saludos

    • Mi Sistema Inmune Contestar

      Hola Amanda!
      La tendinitis cálcica se debe a que aparecen depósitos de calcio cerca del tendón
      Los niveles de basófilos que presentas son correctos según los márgenes admitidos como correctos.
      Saludos

    • Mi Sistema Inmune Contestar

      Hola Luis,

      lo más recomendado es que presente sus datos analíticos antes de la operación, cuando vaya a la consulta de su doctor.
      Así estudiarán si usted está en las mejores condiciones para realizar la operacion.
      Saludos,

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies