La inmunidad innata, nuestra primera línea de defensa ese escudo protector que todos tenemos desde el momento en que nacemos, es como el centinela siempre alerta en las fronteras de nuestro cuerpo. ¿Te has preguntado alguna vez cómo resistimos a tantos potenciales invasores cada día sin siquiera ser conscientes?… es un hecho sorprendente.

¿Qué constituye la inmunidad innata?

La inmunidad innata se podría comparar con las murallas de una fortaleza. Es el primer nivel de defensa que tiene el cuerpo para combatir agentes patógenos como virus, bacterias y hongos. A diferencia de la inmunidad adaptativa, que se parece a un ejército especializado que aprende y se adapta a los enemigos específicos, la inmunidad innata es una respuesta inmediata; no necesita reconocer al enemigo porque ya está programada para luchar contra lo que podría ser peligroso.

Componentes claves de la inmunidad innata:

Barreras físicas: Como la piel o las mucosas que impiden que los patógenos entren en nuestro cuerpo.

  1. Células: Tales como macrófagos y neutrófilos que se encargan de engullir y destruir los invasores.
  2. Proteínas: Como las citoquinas, las cuales actúan como emisarios enviando señales para coordinar la defensa.
  3. Respuesta inflamatoria: Que es, esencialmente, la convocatoria de más defensores al sitio de invasión.

¿Cómo trabaja la inmunidad innata?

Cuando elementos extraños a nuestro organismo, como por ejemplo bacterias, penetran en nuestro tejido y empiezan a multiplicarse, los monocitos circulantes se diferencian a macrófagos.

Seguidamente, éstos liberan citoquinas proinflamatorias como la interleuquina 1 o el factor de necrosis tumoral alfa para reclutar otros macrófagos en el sitio de la infección.

Los macrófagos activados liberan citoquinas como la interleuquina 6 o el interferon alfa y beta para activar las células endoteliales. De esta forma, se favorece el paso de otros neutrófilos de la sangre a los tejidos. Los neutrófilos acuden en el lugar de la infección, ayudando a los macrófagos con la fagocitosis del patógeno. Después de la destrucción de las bacterias, el macrófago se encarga de la limpieza del lugar de la infección.

SU impacto en nuestra salud

Un sistema inmune que se adapta es la diferencia entre la salud y la enfermedad. La inmunidad innata es vital porque, aunque no tiene la capacidad de recordar o adaptarse a patógenos específicos, es rapidísima y eficaz, manteniéndonos protegidos en los momentos cruciales.

Si bien la inmunidad innata no es el único componente del sistema inmunitario, es por donde todo comienza cuando se trata de mantenernos saludables.

¿Y tú? ¿Estás listo para trabajar con tu cuerpo en su propio idioma y motivar cambios positivos en tu salud? ¡Comienza por entender el rol fundamental de tu inmunidad innata y cómo ella te defiende cada segundo!

1 Comentario

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

¿Quieres seguir descubriendo tu sistema inmunitario?

Suscríbete a la newsletter trimestral y te contaremos todas las claves sobre tu sistema inmune: sus funciones, importancia y cómo cuidarlo.