Estás muy cansada desde hace tiempo y piensas que es normal… intentar compaginar todas las tareas que llevamos entre manos: el hogar, la familia, el trabajo… quizá sea el momento de pararte a pensar y saber un poco más de la fatiga crónica.

¿Qué es la fatiga crónica?

  • Actualmente está considerada como un síndrome, es decir un conjunto de síntomas que aparecen sin una causa ni alteración fisiológica conocida.
  • Los síntomas más frecuentes son: cansancio extremo al realizar tareas normales que no mejora con el descanso, insomnio, dolor, mareos, dificultad para pensar y concentrarse.

¿Por qué se produce?

  • Se ha estudiado que existe una predisposición heredada en algunas personas para desarrollar fatiga crónica. Estas personas parece que podrían tener una sensibilidad alterada y generar respuestas fisiológicas erróneas a estímulos físicos o/y psíquicos.
  • Si bien se trata de una enfermedad compleja, cuyo diagnóstico representa aún un reto para los médicos. En realidad se sabe que la enfermedad aparece cuando en una persona con predisposición se dan uno o varios factores desencadenantes.

¿Cuáles son los factores desencadenantes y/o perpetuantes más importantes?

  • Uno de cada tres casos diagnosticados presentan o presentaron algún tipo de infección. El virus más frecuentemente relacionado es el de Epstein Barr, pero también aparecen otros muchos como citomegalovirus, gripe, hepatitis C y enterovirus. Algunos de estos virus no llegan a desaparecer del organismo quedando latentes en las células nerviosas o inmunes alterando con el tiempo su correcto funcionamiento.
  • Otro factor importante es el contacto repetido con sustancias tóxicas como insecticidas o productos de limpieza. Estas sustancias químicas pueden sensibilizar las neuronas y con el tiempo dañarlas.
  • Factores ambientales, estrés físico y psíquico mantenido, también pueden desencadenar la enfermedad.

¿Cómo saber si se tiene fatiga crónica?

  • No hay una prueba analítica o de otro tipo para diagnosticar esta enfermedad, normalmente el médico debe analizar su caso y descartar otras enfermedades por medio de analíticas específicas, como de sangre y orina, entre otros. Se debe recoger información sobre antecedentes en la familia y valorar la gravedad y tipología de los síntomas.

¿Cuál es el tratamiento? ¿Qué puede aportar la microinmunoterapia?

  • Las recomendaciones deben ir enfocadas a los síntomas y a los factores de riesgo según la persona. El objetivo debe ser minimizarlos y aumentar la tolerancia al esfuerzo de manera gradual.
  • La microinmunoterapia se dirige a regular la respuesta inmunitaria, encargada de hacer frente a potenciales agresores, y a reajustarla frente a los desequilibrios ocasionados por el estrés y otros factores. Busca proporcionar al organismo las claves necesarias para hacer frente por sí mismo a estas alteraciones.
  • En función de los factores de riesgo que se presenten en cada paciente, la microinmunoterapia puede representar una ayuda de peso frente a infecciones y reactivaciones virales, tales como las comentadas, la inflamación persistente o el estés crónico, y puede ser integrada en el marco de una estrategia de tratamiento personalizada y global del paciente.

Artículos relacionados:

¿Podría el virus EBV desencadenar el síndrome de fatiga crónica?

Bibliografía:

Guía de actualización en la valoración de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple, electrosensibilidad y trastornos somatomorfos. Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia. Disponible en: https://www.semg.es/index.php/consensos-guias-y-protocolos/310-guia-fibromialgia-2019

Barbado Hernández F. J., Gómez Cerezo J., López Rodríguez M., Vázquez Rodríguez J. J. El síndrome de fatiga crónica y su diagnóstico en Medicina Interna. An. Med. Interna (Madrid)  [Internet]. 2006,  23 (5): 239-244. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-71992006000500009&lng=es

 

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies