La sensibilidad química múltiple (SQM) es una afección crónica adquirida cuyo origen aún no está claro.  Afecta más a las personas de sexo femenino en una proporción del 55 %, con edades comprendidas entre 40-50 años y de nivel socioeconómico y cultural medio-elevado. Junto con la electrosensibilidad se considera una intolerancia ambiental idiopática. La medicina ambiental se encarga de tratar este tipo de desórdenes. 

¿Qué es la sensibilidad química múltiple?

Este síndrome consiste en el desarrollo de una reacción de hipersensibilidad con la inhalación de sustancias químicas de diferente naturaleza (organofosforados, disolventes, metales pesados, etc.) en dosis bajas, para las que la mayoría de la población sana no desarrolla ningún problema. Las sustancias que lo desencadenan son contaminantes ambientales muy extendidos y de difícil eliminación del medio. 

Los síntomas que aparecen afectan a varios sistemas orgánicos y pueden ir aumentando su gravedad en las siguientes etapas progresivas: 

  • Etapa 0 o de tolerancia: la persona es capaz de adaptarse al entorno mientras no se superen los niveles peligrosos de los contaminantes.
  • Etapa 1 o de sensibilización: es el resultado de la exposición crónica a dosis bajas o de exposiciones agudas individuales. Los síntomas más frecuentes son: hiperosmia (mayor sensibilidad a los olores) y astenia (debilidad generalizada). También puede aparecer irritación dérmica, respiratoria, cefalea, síntomas gastrointestinales, etc.
  • Etapa 2 o de inflamación: diferentes órganos se inflaman si se produce la exposición a los contaminantes. Los síntomas pueden permanecer días o semanas después del contacto con el contaminante.
  • Etapa 3 o deterioro: la inflamación crónica daña órganos vitales (sistema nervioso, riñones, pulmón, hígado etc.) con la aparición de autoinmunidad, síndromes neurodegenerativos, psiquiátricos, etc.

Inmunidad, mitocondria y sensibilidad química múltiple

El sistema inmune es una pieza clave en este síndrome. Algunos estudios defienden que las toxinas exógenas son las responsables de alterar los niveles de tolerancia del sistema inmunitario. Exposiciones repetidas a estos contaminantes inducen la liberación de citoquinas proinflamatorias responsables de la sintomatología. Así mismo estas toxinas pueden saturar la capacidad de desintoxicación de las mitocondrias alterando las rutas metabólicas y produciendo una acumulación de tóxicos en el organismo.

Diagnóstico de la sensibilidad química múltiple

Su diagnóstico no es fácil ya que no existen marcadores biológicos específicos. Por tanto, se recurre a la coincidencia de los siguientes hechos: presentación crónica (más de 6 meses), los síntomas son reproducibles con la exposición repetida, las sustancias están en concentraciones bajas y presentan naturaleza química diferente, los síntomas mejoran cuando se evita la exposición al contaminante, los síntomas afectan a distintos sistemas orgánicos.

Tratamiento

Actualmente no existe un tratamiento dirigido a la causa del síndrome. Lo más aceptado es prevenir los síntomas evitando la exposición al contaminante. En el caso de producirse la exposición al tóxico, la estrategia se basa principalmente en el tratamiento sintomático así como en el apoyo psicológico necesario para favorecer la adaptación al entorno de la persona afectada.

Como tratamiento dirigido a apoyar el buen funcionamiento del sistema inmunitario, el tratamiento con microinmunoterapia puede ser asimismo una ayuda de base para recuperar el metabolismo mitocondrial y reconducir al sistema inmune a una situación de equilibrio.

Bibliografía

  1. Rossi S, Pitidis A. Multiple Chemical Sensitivity: Review of the State of the Art in Epidemiology, Diagnosis, and Future Perspectives. J Occup Environ Med. 2018 Feb;60(2):138-146
  2. Del Casale A, Ferracuti S, Mosca A, et al. Multiple Chemical Sensitivity Syndrome: A Principal Component Analysis of Symptoms. Int J Environ Res Public Health. 2020;17(18):6551
  3. Paredes Rizo, Mª Luisa. Sensibilidad Química Múltiple: análisis de un caso registrado en un Hospital de referencia. Med. segur. trab. [online]. 2018, vol.64, n.251 [citado  2021-05-13], pp.217-240. Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0465-546X2018000200217&lng=es&nrm=iso>. ISSN 1989-7790
  4. Genuis SJ. Chemical sensitivity: pathophysiology or pathopsychology? Clin Ther. 2013;35(5):572-7
  5. Grupo experto de trabajo sobre Sensibilidad Química Múltiple. Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud. Observatorio de Salud de las Mujeres. Documento de consenso sobre Sensibilidad Química Múltiple 2011. Madrid (España): Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2011

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.