Es tiempo de virus. Virus nuevos, virus estacionales y virus latentes que se reactivan. En el post de hoy ponemos el enfoque en el virus de Epstein-Barr (EBV), causante de la mononucleosis infecciosa. Este virus, después de la primera infección, no se elimina del cuerpo, sino que queda latente de por vida en tejidos y células como los linfocitos B y, en ocasiones, aprovecha situaciones de estrés para reactivarse y producir otro episodio infeccioso. 

La infección por el virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia actual, propicia un entorno de fragilidad inmunitaria donde virus como el EBV, la gripe y otros aparecen en el escenario.

¿Qué efectos tiene la reactivación del virus de epstein-barr en la infección por COVID?

Los datos de varios estudios apuntan a que la participación del EBV en el cuadro infeccioso empeoraría la situación. 

  1. En la enfermedad aguda por COVID. En la fase aguda de la infección por coronavirus se observa que, en los pacientes que sufren una reactivación del EBV, se produce un aumento del dímero D, de enzimas hepáticas, de transferrina y proteína C reactiva. La tendencia al alza de estos parámetros es pronóstico de mayor gravedad. En otro estudio se confirmó la misma relación de manera inversa: los pacientes con infección por coronavirus hospitalizados en unidades de cuidados intensivos presentaban mayor carga viral de EBV y menor recuento de linfocitos T CD8 y células NK, células inmunes importantes en la defensa antiviral, en comparación con los hospitalizados menos graves.En cuanto a la sintomatología, se ha descrito más aparición de fiebre, taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria), insuficiencia respiratoria y exacerbación de neumonía en pacientes con reactivación del EBV. Estos pacientes tuvieron más necesidad de tratamiento con corticoides y otras terapias de sostén inmunitario. Por último, las tasas de mortalidad a los 28 y 14 días también fueron superiores para los pacientes con infección por EBV.
  1. En la enfermedad persistente. Una vez se ha resuelto el cuadro agudo de la COVID-19, se estima que hasta un 50% de los pacientes pueden continuar durante varios meses con algún tipo de síntomas como fatiga, confusión mental, disnea, erupciones cutáneas, etc. Cuando ocurre una infección por EBV, entre los síntomas que pueden aparecer, algunos son similares: erupciones cutáneas, tinnitus e hipoacusia, síntomas cardiovasculares, trastornos hematológicos, neurológicos, lesión hepática y renal, fatiga. En el estudio de Gold sobre pacientes con COVID persistente se expone la coincidencia en varios casos de la reactivación del virus EBV con la aparición de síntomas tardíos como manifestaciones cutáneas, pérdida de audición y tinnitus, complicaciones neurológicas o fatiga, que podrían adjudicarse también al virus EBV. Los autores concluyen que, debido a la similitud de síntomas, valdría la pena considerar que parte de los síntomas hasta ahora adjudicados al SARS-CoV-2 puedan ser resultado de la reactivación EBV y realizar el seguimiento de la enfermedad desde esta perspectiva.

Bibliografía

  1. Paolucci S, Cassaniti I, Novazzi F, Fiorina L, Piralla A, Comolli G, Bruno R, Maserati R, Gulminetti R, Novati S, Mojoli F, Baldanti F; San Matteo Pavia COVID-19 Task Force. EBV DNA increase in COVID-19 patients with impaired lymphocyte subpopulation count. Int J Infect Dis. 2021 Mar;104:315-319. doi: 10.1016/j.ijid.2020.12.051.
  2. Xie Y, Cao S, Dong H, Lv H, Teng X, Zhang J, Wang T, Zhang X, Qin Y, Chai Y, Yang L, Liu J, Wang R. Clinical characteristics and outcomes of critically ill patients with acute COVID-19 with Epstein-Barr virus reactivation. BMC Infect Dis. 2021 Sep 15;21(1):955. doi: 10.1186/s12879-021-06638-y.
  3. Chen T, Song J, Liu H, Zheng H, Chen C. Positive Epstein-Barr virus detection in coronavirus disease 2019 (COVID-19) patients. Sci Rep. 2021 May 25;11(1):10902. doi: 10.1038/s41598-021-90351-y.
  4. Gold JE, Okyay RA, Licht WE, Hurley DJ. Investigation of Long COVID Prevalence and Its Relationship to Epstein-Barr Virus Reactivation. Pathogens. 2021 Jun 17;10(6):763. doi: 10.3390/pathogens10060763.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.