A perro flaco, ¡¡todo son pulgas!! Parece que así puede ocurrir en casos de infección por COVID-19. A medida que aumenta la experiencia y la información sobre esta infección aparecen datos de la posible coinfección de este virus con otros virus que probablemente ya estaban en el organismo del paciente, especialmente el virus de Epstein-Barr (EBV), herpes, citomegalovirus (CMV) y, en el caso de los niños, virus respiratorios.

Una búsqueda en revistas de ámbito científico nos hace pensar que la coinfección no es tan rara. Exponemos a continuación algunos ejemplos de estos estudios: 

  • En el estudio de Lehner en pacientes COVID graves de UCI, se observaron anomalías bioquímicas típicas de hepatitis y pancreatitis causadas por EBV, herpes o citomegalovirus. Posteriormente se comprobó que los pacientes COVID con estas anomalías presentaban una viremia por EBV y unos niveles de interleuquina 6 superiores. Los autores proponen que el virus EBV podría actuar como desencadenante inflamatorio adicional en pacientes COVID en estado crítico1.
  • Amir et al., exponen el caso de una paciente de 28 años diagnosticada simultáneamente de COVID y EBV. La paciente desarrolla linfohistocitosis hemofagocítica (HLH), un síndrome hiperiflamatorio normalmente asociado a los virus EBV y CMV. Los autores comentan la posibilidad de que ambos virus trabajen a la vez para conducir a un HLH, o si la infección por COVID puede conducir a un estado de imnumodepresión que prepare el entormo para que un EBV primario se reactive y progrese a HLH2.
  • Dursun et al., observan en su consulta de dermatología un aumento de casos de pitiriasis rosácea durante la pandemia por COVID-19. Este equipo propone que el coronavirus puede ser un agente activador de otros virus como herpes 6 y 7 responsables últimos de esta afección3.
  • El estudio de Pigny et al., descubre entre niños aislados en sus domicilios por COVID, el 12% presentaban además otros virus respiratorios comunes.

Durante este último año, hemos ido conociendo cada vez más sobre este virus SARS-CoV-2, si bien aún continúan las investigaciones sobre sus efectos a largo plazo, y sobre sus interacciones con otros virus. Pese a que estos datos no nos cuentan toda la historia y se requiere de estudios más amplios, nos ayudan a seguir avanzando en el conocimiento y la naturaleza de este patógeno y, sobre todo, nos recuerdan la importancia de mantener un sistema inmune fuerte ahora, en época de pandemia, y siempre. Cabe destacar que muchos de los virus que aparecen en estas situaciones de coinfección por COVID hacen su aparición en la edad infantil y con frecuencia permanecen latentes en el organismo de por vida aprovechando una situación de debilidad inmunológica para reactivarse.

En un contexto de apoyo inmunitario, la microinmunoterapia puede ser una ayuda en ambos sentidos; por una parte en el mantenimiento de un sistema inmune fuerte que defienda al organismo de nuevos virus agresores y por otra parte en la gestión reactivaciones de algunos virus que permanecen ya en el organismo en estado de latencia.

Bibliografía

  1. Lehner GF, Klein SJ, Zoller H, Peer A, Bellmann R, Joannidis M. Correlation of interleukin-6 with Epstein-Barr virus levels in COVID-19. Crit Care. 2020 Nov 23;24(1):657. 
  2. Amir R, Kichloo A, Singh J, Bhanot R, Aljadah M, Kumar A, Albosta MS, Solanki S. Epstein-Barr Virus Versus Novel Coronavirus-Induced Hemophagocytic Lymphohistocytosis: The Uncharted Waters. J Investig Med High Impact Case Rep. 2020 Jan-Dec;8:2324709620950107. 
  3. Dursun R, Temiz SA. The clinics of HHV-6 infection in COVID-19 pandemic: Pityriasis rosea and Kawasaki disease. Dermatol Ther. 2020 Jul;33(4):e13730.
  4. Pigny F, Wagner N, Rohr M, Mamin A, Cherpillod P, Posfay-Barbe KM, Kaiser L, Eckerle I, L’Huillier AG; Geneva Pediatric COVID Group. Viral co-infections among SARS-CoV-2-infected children and infected adult household contacts. Eur J Pediatr. 2021 Jan 27:1–5.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.