Cada otoño sin falta, vuelven a las zonas templadas de la Tierra, los virus respiratorios que nos infectan y producen resfriados y gripe. Cambios ambientales, como el descenso de la temperatura y el aumento de la humedad, modifican el comportamiento de las personas, aumentando las posibilidades de contagio.

Cambios y dudas que nos ha traído el coronavirus

Además, este otoño sigue siendo atípico. Después del invierno pasado en el que se observó una disminución de la gripe y otras infecciones virales, nos llega este invierno lleno de incertidumbres… Desde el inicio de la pandemia, hay que contar con un nuevo virus que intenta establecerse en nuestro ecosistema interactuando, con el resto de organismos: el virus SARS-CoV-2. ¿Cómo se darán estas relaciones? ¿Hay coinfección? ¿Influye alguno de estos virus en la susceptibilidad de sufrir otra de las infecciones respiratorias?

A algunas de estas preguntas aún es difícil responder. Lo que hoy se observa es que en algunos países, como el Reino Unido, se está dando un aumento de los casos y de la gravedad de las infecciones respiratorias en niños y adultos. Concretamente en la población infantil se aprecia un aumento de la ocupación en cuidados intensivos y un cambio en el tiempo de la infección por el virus respiratorio sincitial.

¿Cuáles son las razones de estos aumentos? ¿Son típicamente estacionales o estadísticamente relevantes? Desde una perspectiva inmunológica, son muchos los factores que podrán influir en la respuesta, entre ellos:

  • Por un lado, pese a que seguimos medidas higiénico-sanitarias, en los últimos meses hemos salido de nuestro aislamiento, retomando el contacto de unos con los otros y por ende aumenta el riesgo de contagio de las infecciones respiratorias, en comparación al invierno pasado.
  • El descenso de la temperatura y los cambios de tiempo asociados a esta época, hace que estemos mucho más tiempo en interiores, lo que facilita también la transmisión de los virus respiratorios. De ahí la importancia siempre de la ventilación de los espacios cerrados.
  • No hay que olvidar que el sistema inmune se va actualizando con el tiempo gracias a los contactos ocasionales que tiene con los patógenos propios de cada estación. Después de vivir varios meses con menor interacción con nuestro entorno, nuestra inmunidad podría estar disminuida y ahora tener que afrontar el invierno en baja forma.
  • Esta situación de incertidumbre y crisis mantenidas durante dos años ha generado en muchas personas un estrés y ansiedad importante, y es sabido que esta situación incide negativamente en la capacidad de defensa inmunitaria.

¿Qué podemos hacer? Microinmunoterapia para ayudar al sistema inmune

Si algo es cierto, es que nuestro cuerpo está acostumbrado a hacer frente a todas estas infecciones de forma natural, si bien para ello necesita encontrarse en forma. Es un tiempo duro para nuestro sistema inmune, con muchos estímulos al mismo tiempo. Debe trabajar mucho para protegernos de estos virus respiratorios impredecibles y a la vez mantener nuestro equilibrio interno u homeostasis. Por ese motivo, como medida de prevención este otoño, es importante cuidarlo, ya que es el eje principal de nuestra defensa.

Una alimentación adecuada es imprescindible, pues es bien sabido que las carencias en vitaminas y minerales generan desequilibrios en el sistema inmunitario, que afectan a su capacidad de reconocer y hacer frente a las infecciones. Del mismo modo, un descanso adecuado, hacer ejercicio de forma moderada o disminuir el estrés, son medidas que no deben infravalorarse, pues cuando no se tienen en cuenta pueden favorecer la inflamación y la inmunosupresión.

Asimismo, para hacer frente a esta época, la microinmunoterapia puede ser una aliada estratégica en el cuidado del sistema inmune, pues va dirigida específicamente a reforzarlo, actuando en su mismo lenguaje. En el marco de una estrategia de prevención para el control de las infecciones invernales, la microinmunoterapia puede ser un apoyo inmunitario y de forma compatible con otros tratamientos.

Se recomienda ante todo seguir las recomendaciones adecuadas en cada situación y consultar a su médico ante cualquier sintomatología relacionada con estas patologías.

BibliografÍa

  1. Zhao LQ, Deng L, Cao L, Chen DM, Sun Y, Zhu RN, Wang F, Guo Q, Zhou YT, Jia LP, Huang H, Kang XH, Jin FH, Yuan Y, Zhang N, De R, Qian Y. [Investigation of pathogenic agents causing acute respiratory tract infections in pediatric patients in a children’s hospital assigned for case screening in Beijing during the outbreak of COVID-19]. Zhonghua Er Ke Za Zhi. 2020 Aug 2;58(8):635-639. Chinese. doi: 10.3760/cma.j.cn112140-20200426-00437. PMID: 32842383.
  2. Song X, Delaney M, Shah RK, Campos JM, Wessel DL, DeBiasi RL. Common seasonal respiratory viral infections in children before and during the coronavirus disease 2019 (COVID-19) pandemic. Infect Control Hosp Epidemiol. 2021 Oct 5:1-5. doi: 10.1017/ice.2021.430. Epub ahead of print. PMID: 34607617.
  3. Becerra-García JA, Sánchez-Gutiérrez T, Barbeito S, Calvo A. COVID-19 pandemic and mental health in Spain: An analysis of their relationship using Google Trends. Rev Psiquiatr Salud Ment (Engl Ed). 2021 May 15:S1888-9891(21)00056-2. English, Spanish. doi: 10.1016/j.rpsm.2021.05.001. Epub ahead of print. PMID: 34004379; PMCID: PMC8123520.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.