Se acerca el verano y nos trae con frecuencia este molesto visitante. Hemos hablado mucho sobre él, las causas por las que aparece, y hemos debatido sobre otras preguntas candentes sobre el herpes en post anteriores. Ahora que se acerca el verano, y los periodos de exposición al sol, analicemos este fenómeno y veamos cómo puedes adelantarte para protegerte del herpes simple de localización oral.

El verano aumenta el riesgo de herpes labial

Una vez que el virus del herpes simple entra en tu cuerpo, tu sistema inmune debe encargarse de mantenerlo en estado de latencia. Sin embargo el virus es capaz de reactivarse y volver a reproducirse aprovechando algún factor desencadenante. Pues bien, el verano trae consigo una mayor exposición a varios de esos factores gatillo. Estos son los más normales:

Exposición al sol

Cuando las células inmunitarias Natural Killer reconocen los antígenos víricos producen citoquinas como el interferón gamma. Esta citoquina es esencial en la lucha antiviral, favoreciendo la respuesta inflamatoria para controlar la infección. Sin embargo, se ha estudiado cómo la exposición prolongada a los rayos ultra violeta puede disminuir la producción de esta citoquina y alterar la actividad de las células NK. De este modo se favorece la transición del virus herpes del estado durmiente a un estado activo dando lugar a estas calenturas.

¿Cuántas veces antes de tomar el sol nos aplicamos el protector solar por todo el cuerpo? ¿Recordamos los labios?

Cambios en el estilo de vida

Cambios en el trabajo al horario de verano, dormir menos horas por la mayor intensidad lumínica estival influyen en el ritmo de nuestro sistema inmune. Esto puede dar lugar a un desequilibrio temporal y un bajón en las defensas. Un viaje, el traslado a otro domicilio en verano pueden ser motivos de placer pero también de estrés y con ello el virus encuentra una oportunidad para reaparecer.

Cambios ambientales y dietéticos

Desafíos en la hidratación como largas excursiones bajo el sol, baños prolongados en el mar o la piscina, la sal, etc., pueden secar la mucosa oral y aumentar la sensibilidad a las infecciones.

La dieta de verano (o de las vacaciones) con alimentos ricos en arginina como frutos secos y chocolate pueden favorecer la replicación del virus del herpes simple.

El enfoque de la microinmunoterapia en el tratamiento del herpes labial

Si quieres disfrutar del verano sin el riesgo de un brote de herpes bucal empieza considerando algunas medidas preventivas básicas. Protege tus labios con bálsamo de protección solar cuando estés al aire libre, descansa lo suficiente, busca formas de rebajar tu estrés y cuida tu alimentación e hidratación. En nuestro post ¿Cuándo y por qué aparece el herpes? también discutimos cuáles algunos de los posibles tratamientos para el herpes.

Aunque estas medidas anteriores podrían minimizar la probabilidad de aparición y contagio de los virus del herpes, mantener las defensas en un estado de regulación óptimo es esencial para tenerlos bajo control. En ese sentido, la microinmunoterapia proporciona una forma de inmunomodulación que apuesta por mimetizarse con el funcionamiento natural del organismo. Así desde dentro nos protege para lograr una salud duradera y no solamente trata los síntomas de manera temporal.

Las materias primas utilizadas para elaborar estos medicamentos son moléculas endógenas como las citoquinas y otras proteínas de nuestro organismo. Estas tienen una función activa en la coordinación de las reacciones inmunitarias. Además, se administran en dosis muy bajas con el fin de respetar los procesos fisiológicos y garantizar una buena tolerancia de los tratamientos.

Conclusión

Por su formulación, en el caso del herpes sus principales objetivos son actuar a nivel de la replicación viral y favorecer la respuesta inmunitaria específica, para evitar nuevas reactivaciones y la aparición de nuevos brotes. Así, con respecto al primer punto, al frenar el contagio a nuevas células, busca acelerar el proceso de curación y de cicatrización de las heridas. Si bien, no es un tratamiento que se dirija a tratar los síntomas o exclusivamente a bloquear la replicación, sino a reforzar las propias herramientas del organismo para controlar el virus. Por ello, en una segundo eje de acción la microinmunoterapia se dirige a actuar sobre la vigilancia inmune de la infección persistente, y por ende puede ayudar a controlar las recurrencias, disminuyendo con el tiempo la necesidad de utilizar tratamientos de rescate.

¿Estás listo para decir adiós a las molestias del herpes labial este verano? ¡Cuida tus labios y tu sistema inmune para que puedas sonreír tranquilamente bajo el sol!

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

¿Quieres seguir descubriendo tu sistema inmunitario?

Suscríbete a la newsletter trimestral y te contaremos todas las claves sobre tu sistema inmune: sus funciones, importancia y cómo cuidarlo.