Desde varios días hasta más de 10 semanas puede costar el recuperarse de una lesión de tobillo, rodilla o cadera: las articulaciones en peligro de los corredores. Tenemos tantas ganas de salir de nuevo a correr y de hacer deporte que podemos olvidar lo que todos sabemos: hay que empezar de manera gradual o aumentaremos el riesgo.

Por esto podríamos afirmar que inicialmente el objetivo principal es evitar una lesión y en una fase posterior volver a recuperar la forma física. Para ello antes de comenzar la sesión deportiva conviene recordar varios puntos:

  1. Obviamente, si tenemos alguna lesión previa u otro tipo de problema de salud debemos consultar con nuestro doctor para que valore cual es la manera más adecuada de iniciar el ejercicio.
  2. Estirar, antes y después de la sesión deportiva, toda la musculatura en general pero muy especialmente el grupo de músculos que más van a trabajar según el ejercicio elegido.
  3. Empezar con ejercicios de baja intensidad e ir aumentando de forma progresiva y por supuesto parar el ejercicio si notamos alguna molestia.
  4. Elegir bien el material y ropa Deben estar en perfectas condiciones y ser de la talla y modelo adecuado para nuestro cuerpo.
  5. Cuidar la alimentación, una buena hidratación y protección del sol y del calor especialmente ahora que comienzan a subir las temperaturas.

Y si a pesar de todo nos lesionamos…

  1. La primera medida que se suele tomar es aplicar el método RICE (Reposo, Hielo, Compresión y Elevación).
  2. Si esta intervención inicial no es suficiente la microinmunoterapia puede ser una opción de interés para resolver el proceso inflamatorio y evitar el paso a una situación crónica. En este sentido, sus fórmulas contienen dosis bajas de citoquinas y mediadores inmunológicos con el fin de aportar al organismo las claves endógenas necesarias para restablecer su homeostasis.
  3. Además en cualquier caso se debe acudir al médico para que se pueda hacer un diagnóstico preciso de la lesión e iniciar, si es necesario, tratamientos más específicos como pueden ser rehabilitación, cirugía, etc.

Bibliografía:

  1. Manonelles P et al. Recomendaciones para un deporte recreacional saludable. Guía para práctica deportiva recreacional de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED-FEMEDE). Archivos de medicina del deporte. 2015; 32 (5). Disponible en: http://femede.es/documentos/Guia_Deporte_recreacional.pdf
  2. Emery CA, Pasanen K. Current trends in sport injury prevention. Best Pract Res Clin Rheumatol. 2019;33(1):3‐15. doi:10.1016/j.berh.2019.02.009

Articulos relacionados:

Las articulaciones

Inflamación: tipos y patologías asociadas

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies