Llega la primavera, suben las temperaturas y la naturaleza empieza a despertar del letargo invernal, el mejor reclamo para salir de las cuatro paredes. No obstante, esta época idílica para muchos no lo es tanto para la población alérgica. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las alergias estacionales afectan hasta el 30% de la población en todo el mundo. Este año, al igual que el anterior, algunos pacientes alérgicos siguen teniendo dudas y preguntas sobre las diferencias entre las alergias y la COVID-19, todavía muy presente en nuestras vidas. Si bien es cierto que en ocasiones las personas pueden manifestar síntomas similares, en la mayoría de los casos estos síntomas se pueden distinguir fácilmente.

A continuación os ayudamos a entender las principales diferencias entre las alergias estacionales (rinitis, asma y alveolitis) y la COVID-19. Aconsejamos poner especial atención a la forma de presentación, a la sintomatología acompañante y a otras variables (por ejemplo, el contacto estrecho con una persona con diagnóstico confirmado de COVID-19) para distinguir entre ambas afecciones.

Alergias estacionales, sus síntomas característicos

Como hemos mencionado en la introducción, la alergia estacional es una condición muy frecuente, especialmente en primavera, y puede presentarse a cualquier edad por primera vez. Especialmente en este último caso, las personas que no poseen una experiencia previa de los síntomas típicos de la alergia tendrán dudas y podrán confundir los síntomas con aquellos derivados de una infección con el coronavirus.

En una entrada anterior describíamos los principales síntomas de los diferentes tipos de alergias estacionales (rinitis, asma y alveolitis) y que resumimos a continuación:

Los síntomas más habituales, principalmente de la rinitis alérgica, son:

  • Congestión nasal
  • Secreción nasal acuosa
  • Estornudos
  • Picor de nariz
  • Picor y enrojecimiento de los ojos
  • Lagrimeo continuo

En casos más graves de asma y alveolitis pueden aparecer además:

  • Tos seca
  • Sibilancias en el pecho
  • Dificultad para respirar

¿Cuáles son entonces las claves para diferenciar la alergia y COVID-19?

Por norma general, los síntomas que comparten las alergias estacionales y la COVID-19 son escasos. Los principales casos de confusión pueden surgir en personas con asma alérgica o alveolitis alérgica y pueden causar preocupación en los pacientes. No obstante, existen una serie de diferencias que pueden ayudar a determinar la causa y que resumimos a continuación:

Fiebre

Es sin duda el principal factor diferencial que indica una infección con coronavirus. No obstante, cabe considerar las excepciones de los pacientes asintomáticos de COVID-19 (que no presentan fiebre) y extraños casos de alergia primaveral con sinusitis aguda (que sí presentan fiebre).

Localización

  • Las reacciones alérgicas se caracterizan por los síntomas localizados descritos anteriormente, principalmente en las zonas de la nariz, los ojos y la garganta (picor de ojos, nariz y garganta, ojos enrojecidos, sensación de lagrimeo, estornudos frecuentes y moco transparente).
  • Por el contrario, la COVID-19 puede desencadenar una respuesta en todo el organismo, ocasionando un malestar general (a la mencionada fiebre se añaden cansancio, debilidad, dolor muscular, dolor de garganta…).

Aparición y duración

  • Los síntomas propios de las alergias de primavera son intermitentes, es decir, su aparición, gravedad y desaparición dependen de varios factores. Entre ellos podemos citar estar en un espacio abierto, las horas del día (mayor a primera y última hora), el viento…
  • En cambio, los síntomas de la COVID-19 varían de leves a graves y su duración se extiende generalmente de 7 a 25 días. Además, no existen situaciones que lleven a su mejora repentina.

Presión en el pecho y dificultad para respirar (disnea)

  • En los pacientes con asma alérgica estos síntomas son esporádicos, de predominio nocturno y están acompañados de sibilancias torácicas.
  • Por contra, en los pacientes con COVID-19 no suele haber sibilancias, sino crepitantes y la sensación de falta de aire suele ser continua.

Características de la tos

La tos es uno de los síntomas comunes entre ambas entidades y para distinguirlas debemos observar el resto de la sintomatología.

  • En el caso de los alérgicos no es el síntoma más predominante y en caso de aparecer es a nivel faríngeo y cuando el paciente ha estado al aire libre. Remite tras pasar un rato en un espacio cerrado y/o con el uso de broncodilatadores.
  • En el caso de contagio por coronavirus, la tos seca es intensa y se manifiesta entre el 60% y 80% de los casos confirmados y no desaparece con medicación.

Molestias en la garganta

Mientras la infección por coronavirus puede transcurrir con dolor de garganta, en el caso de las alergias hablamos de picazón en la garganta.

Características del moco

  • La nariz tapada y el moco transparente suelen ser típicos de una reacción alérgica.
  • En contraste, en el caso de COVID-19 el moco cambiará de color, a más oscuro, lo que indicaría que hay infección.

Dolor de cabeza

Incluido ya dentro de los síntomas más frecuentes de la COVID-19, el dolor de cabeza solo aparece en personas alérgicas con problemas de sinusitis.

Pérdida de olfato

  • En el caso de las alergias la pérdida de olfato se debe principalmente a la mucosidad nasal.
  • Por el contrario, en el caso de COVID-19 es una pérdida de olfato seca.

Respuesta a los medicamentos

  • Por norma general, gran parte de la sintomatología típica de las alergias disminuye o desaparece con los antihistamínicos.
  • Al contrario, los síntomas provocados por el coronavirus no se alivian tras la toma de antihistamínicos.

Como en ocasiones las imágenes valen más que mil palabras, recomendamos dos que representan muy bien en forma de esquema y de tabla las similitudes y diferencias entre las alergias y la COVID-19, son del artículo Asma y rinitis en el contexto de la pandemia de covid-19 (Ver esquema) y de la Asthma and Allergy Foundation of America (Ver tabla).

¿Cuándo hay que acudir al médico?

Aconsejamos que todo paciente que tenga dudas sobre si se trata de las alergias o la COVID-19, consulte a su médico. Principalmente porque no hay patrones claros para discernir entre COVID-19 y un agravamiento del asma por una infección viral (ya sea resfriado, gripe o COVID mismo).

En cualquier caso, si existen uno o más síntomas muy frecuentes compatibles con COVID-19 y la persona ha tenido un contacto estrecho con un caso positivo deberá consultar con su personal médico.

¿Es mayor el riesgo de contagio por coronavirus en pacientes alérgicos?

Hasta el momento no hay datos de que los pacientes alérgicos tengan un mayor riesgo de contraer COVID-19.

¿Es peor el transcurso de COVID-19 en alérgicos?

Aunque todavía no se tienen datos concretos, se sabe que las vías respiratorias de los asmáticos son más susceptibles a las infecciones respiratorias, especialmente las víricas e inducen hiperreactividad bronquial y mayor riesgo de crisis de asma.

Por ello es recomendable que las personas con asma extremen las precauciones en relación con este virus, ya que cualquier infección respiratoria podría desestabilizar el asma del paciente y tal vez una mayor gravedad de la infección por el COVID-19.

Bibliografía

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.