Una buena salud depende en gran parte de un sistema inmune fuerte. Un sistema inmune fuerte tiene la capacidad de proteger el organismo de diferentes enfermedades. Sin embargo, hay muchos factores que pueden alterar o debilitar nuestras defensas inmunitarias.

Destacamos aquí algunos de estos:

Uno de estos factores es la contaminación. Un estudio realizado  por la Universidad de Stanford en conjunto con la Universidad de California demuestra que la exposición al aire contaminado disminuye la función de las células T reguladoras (Treg), encargadas de frenar la reacción del sistema inmunitario frente a agentes no patógenos en el cuerpo. La actividad reducida de las células Treg está altamente asociada al aumento de los síntomas del asma.

Otro factor que altera el buen funcionamiento del sistema inmunitario es la acumulación de toxinas, provenientes del medio ambiente y del consumo de tabaco y alcohol, en el intestino, pieza clave del sistema inmunitario, lo que nos hace más propensos a sufrir infecciones y manifestaciones atópicas, como el asma o el eccema.

Además, nuestras defensas pueden resultar perjudicadas por una alimentación inadecuada, dado que lo que comemos afecta directamente al mantenimiento del sistema inmunitario. Un déficit, pero también un exceso de nutrientes como vitaminas, hierro, minerales pueden afectar al correcto funcionamiento de éste.

Otros factores tales como el estrés, la ansiedad, un estado emocional negativo o depresivo o la falta de sueño pueden debilitar las defensas de nuestro organismo, aumentando la susceptibilidad a enfermedades inflamatorias e infecciones.

Un sistema inmune desequilibrado no es capaz de detectar y eliminar a tiempo células infectadas por bacterias y virus, lo que favorece la multiplicación de estos agentes y la infección de nuevas células, reduciendo así aún más la capacidad de nuestro sistema inmunitario para combatir estas infecciones.

De ahí la importancia de cuidar y potenciar nuestras defensas.

¿Cómo conseguir un sistema inmune fuerte?

Os dejamos algunas recomendaciones para mejorar las defensas de forma natural:

–       Seguir una dieta equilibrada, variada y basada en alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales.

–       Evitar el consumo de tabaco, drogas, alcohol.

–       Realizar regularmente actividad física de intensidad moderada.

–       Dormir y descansar bien.

–       Cuidar nuestros niveles de estrés.

–       Mantener una actitud optimista y equilibrada.

 

La salud está en nuestras manos. Y tú, ¿cómo cuidas tu sistema inmune?

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies