Entrevista con Helen Flix, especialista en Psiconeuroinmunoendocrinologia

Entrevista con Helen Flix, especialista en Psiconeuroinmunoendocrinologia

Helen Flix en el stand de Labo’Lifeen el XIII Encuentro Internacional en Técnicas de Medicina Estética y Antienvejecimiento (29-30 Noviembre 2013)

 

A raíz de la ponencia “Estabilidad inmunitaria con Micro-Inmunoterapia en situaciones de trastornos emocionales”, que Helen Flix presentó en el XIII Encuentro Internacional en Técnicas de Medicina Estética y Antienvejecimiento, hemos realizado una pequeña entrevista a esta especialista en Psiconeuroinmunoendocrinologia, una ciencia transdisciplinaria que estudia las relaciones entre MENTE-CEREBRO-SISTEMA INMUNE-SISTEMA ENDOCRINO.

Desde su experiencia y conocimientos, ¿por qué estos sistemas deben ser tratados como un conjunto?

Desde los años 70 del siglo pasado, se ha venido comprobando en distintos campos de la medicina y la investigación que es imposible separarlos, cada uno de ellos afecta a los otros. Los pensamientos (sentimientos positivos o negativos) generan neurotransmisores que a su vez activan las hormonas del sistema endócrino y éstos a su vez activan o desactivan el sistema inmunológico. Pudiendo ocurrir también a la inversa, determinadas carencias hormonales pueden provocar problemas inmunológicos y estados anímicos alterados. Un hipotiroidismo (alteración endocrina) genera ansiedad, intranquilidad y pensamientos negativos. Éstos a su vez alteran los neurotransmisores y aparece irritabilidad e insomnio y con el tiempo el sistema inmunológico deprimido.
La enfermedad paradigmática de la PNIE es el infarto de miocardio, la describió Millon (1976), concluyendo que las personas de rasgo de personalidad A eran claros candidatos a sufrir un accidente vascular. Son personas adictas al trabajo que nunca están satisfechas con los resultados. Muy ansiosas y sin capacidad para disfrutar de la vida.

¿Cómo afectan nuestras emociones, ya sean positivas o negativas, en nuestro sistema inmune?

La PNIE estudia esta compleja red que se intercomunica con un lenguaje común a través de neutransmisores, citoquinas y hormonas. En la Universidad de Wisnconsin (2003), el departamento de psicología realizó un interesante experimento en el que se comprobó que las personas que recordando experiencias positivas se les administraba la vacuna trivalente junto con el virus de la influenza tuvieron un alta respuesta inmunológica, en cambio los que participaban reviviendo recuerdos de experiencias traumáticas y negativas tuvieron una pobre seroconversión. Es realmente un experimento muy bien realizado y muy interesante.
Así que podemos afirmar que nuestro modelo de enfoque en la vida, botella medio llena o medio vacía afectará notablemente a nuestra respuesta inmunológica. Cuanto más “resilentes” mejor capacidad de respuesta tendremos frente a las agresiones y con ello mayor calidad de vida y menor envejecimiento.

No solo las emociones sino también el estrés afecta a nuestro sistema inmune, ¿cómo contribuye el estrés al envejecimiento celular y al debilitamiento del mismo?

El estrés fuerza el acortamiento de los telómeros, extremidades de los cromosomas, que tienen como función principal la división celular. Este acortamiento fuerza a la célula a la vejez o a la muerte apoptópica. así por ejemplo, los linfocitos T muestran un descenso en la actividad de la telomerasa cuando son expuestos al cortisol (hormona del estrés). Los estudios más completos sobre esta relación la hicieron Glaser and Glaser en el 2005, y a ellos les debemos el hecho de conocer que el estrés puede ser el causante de 75 enfermedades físicas y 62 psicológicas. Entre las físicas cabe destacar la diabetes y la tensión arterial y entre las psicológicas estarían la ansiedad, el insomnio y la depresión.

Al tener una visión global del paciente y de su entorno, usted combina dentro de su estrategia terapéutica diferentes tratamientos con el fin de actuar a varios niveles. La Micro-Inmunoterapia es una de las herramientas que emplea. ¿Qué les aporta la Micro-Inmunoterapia a sus pacientes?

La posibilidad de recordar al sistema inmune cómo funcionaba cuando la distorsión emocional aún no actuaba. Lo más complicado en este tipo de tratamientos, no es encontrar el foco emocional que activó y perpetuó el desequilibrio, sino que una vez restaurada la emoción, el cuerpo pueda recuperar lo más rápidamente su homeóstasis. La Micro-Inmunoterapia con todas sus fórmulas nos ayuda a conseguirlo con un grado más elevado de éxito y en un plazo de tiempo más corto.

 

Entrevista realizada a:
Helen Flix Rocamora
Psicólogo Clínico y de la salud
Web
Blog
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies