El cáncer, ¿una simple cuestión de “mala suerte”?

El cáncer, ¿una simple cuestión de “mala suerte”?La mayoría de los casos de cáncer surgen como consecuencia de factores externos y no son una cuestión de “mala suerte”, según un nuevo estudio publicado en la revista “Nature” en el mes de enero. En este estudio, llevado a cabo por un equipo de médicos del “Stony Brook Cancer Centre”, en Nueva York, se estima que los factores ambientales y el estilo de vida contribuyen al desarrollo de cáncer en un 70%-90% de los casos (1). La exposición a la radiación ultravioleta, el tabaquismo, la obesidad y las infecciones víricas son factores de riesgo determinantes. Con este nuevo trabajo se reabre el debate científico sobre cómo se inicia el cáncer.

A principios del 2015 otro informe publicado en la revista “Science”, sugería que dos tercios de los casos de cáncer podían ser atribuidos a la “mala suerte”, es decir, a mecanismos propios de la naturaleza de nuestro organismo (factores intrínsecos) que no pueden ser prevenidos. Los autores de esta publicación indicaban que la mayoría de los canceres se deben a mutaciones aleatorias del ADN durante el proceso normal de división de las células (2). No obstante, en la nueva publicación se muestra que estos factores intrínsecos están implicados en sólo el 10% de los casos (1).

Reducir el riesgo de cáncer, cuidando el estilo de vida

Sea cual sea la realidad, lo cierto es que el cáncer está causado por un conjunto de factores y que algunos de éstos están relacionados con el estilo de vida que llevamos. Aunque medidas cómo no fumar, alimentarse de forma saludable, practicar deporte, no son una garantía para no tener cáncer, sí que contribuyen de forma considerable a reducir el riesgo de padecer esta enfermedad. Cada uno de nosotros es por tanto responsable de su salud.

Bibliografía

  1. Wu S. et al. Substantial contribution of extrinsic risk factors to cancer development. Nature 2016, 529(7584):43-47.  
  2. Tomasetti C, Vogelstein B. Variation in cancer risk among tissues can be explained by the number of stem cell divisions. Science 2015, 347(6217):78-81.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies