La dieta occidental

Nuestros hábitos alimenticios cambian a la vez que los tiempos se modernizan. Actualmente encontramos una gran disposición y variedad de alimentos entre los que podemos elegir, incluso algunos nos hacen la vida más fácil, pero en algunos casos nuestra elección nos está perjudicando gravemente.

Se utiliza el termino “dieta occidental” para un tipo de hábito alimenticio cada vez más extendido, caracterizado por el consumo excesivo de carnes rojas, alimentos procesados, grasas saturadas, azúcares refinados y muy poca ingesta de fibra y vitaminas. Esta dieta rica en calorías debilita nuestra salud y sistema inmune, además de que puede favorecer la obesidad, una de las principales epidemias de nuestro tiempo.

¿Qué ocurre en nuestro organismo?

Por un lado, cabe destacar que los adipocitos pueden liberar sustancias inflamatorias y otras señales que alertan al sistema inmune2, al igual que en presencia de una infección. Estas señales actúan entonces como una falsa alarma, dado que realmente no hay ninguna amenaza que ponga en peligro nuestro organismo. Con la obesidad, esta falsa alarma se intensifica, ya que en este caso los adipocitos se multiplican y/o crecen continuamente hasta que son anormalmente grandes. Con señales más numerosas y continuadas en el tiempo, el sistema inmune se acostumbra y desensibiliza ante ellas. Si se da una verdadera infección en estas circunstancias la respuesta se retrasará, ya que las señales que emita se interpretarán también como falsa alarma1.

Por otro lado, la ingesta de grasas saturadas en grandes cantidades confunde a las células del sistema inmunitario innato. Su detección por parte de algunos de los receptores de las células inmunes provoca en ciertas ocasiones un ataque hacia estas grasas y en consecuencia una inflamación, que por otro lado puede enmascarar una verdadera infección bacteriana1. La inflamación intestinal puede provocar una rotura de las barreras naturales, permitiendo que sustancias nocivas lleguen hasta nuestro torrente sanguíneo, lo que perjudicará aun más nuestro sistema inmune1.

Asimismo, en nuestro intestino tenemos una flora bacteriana que convive con nosotros desde que nacemos y nos beneficia. El alto consumo proteico o de azúcares puede provocar la muerte de bacterias de nuestra flora y la ocupación de su sitio por otras bacterias dañinas. Este cambio en la proporción de bacterias beneficiosas se denomina disbiosis1 , y está relacionado con múltiples enfermedades.

Para evitar estos efectos adversos en la salud y mantener nuestro sistema inmune en forma se recomienda una dieta equilibrada. Adoptar una dieta mediterránea, que tiene propiedades antiinflamatorias3, nos previene de la obesidad y favorece nuestra flora bacteriana por su alto contenido en fibra puede ser una buena alternativa. ¡Aunque podamos dejarnos llevar puntualmente por la tentación de otros alimentos! 

Bibliografía

  1. Myles, I. A. Fast food fever: reviewing the impact of the Western diet on immunity. Myles Nutr. J. 13, 1–17 (2014).
  2. Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular. El tejido adiposo, protagonista en las alteraciones metabólicas de la obesidad. In sebbm.es [en línea]. Consultado el 6 de julio de 2018 [https:// http://www.sebbm.es/revista/articulo.php?id=323&url=el-tejido-adiposo-protagonista-en-las-alteraciones-metabolicas-de-la-obesidad]
  3. Mena, M. et al. Inhibition of circulating immune cell activation : a molecular antiinflammatory effect of the Mediterranean diet. Am. J. Clin. Nutr. 89, 248–256 (2009).

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies