Virus de Epstein-Barr: ¿una posible implicación en la Esclerosis múltiple?

Virus de Epstein-Barr: ¿una posible implicación en la Esclerosis múltiple?La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica inflamatoria, cuya gravedad y evolución son muy variables, y que además no es debida a una única causa.

Una enfermedad misteriosa de evolución imprevisible

La esclerosis múltiple es una enfermedad que afecta al Sistema Nervioso Central (SNC), en particular al cerebro, los nervios ópticos y la médula espinal. Altera la transmisión de los flujos nerviosos, a través de un proceso de desmielinización (destrucción de la mielina, membrana que envuelve y protege las fibras nerviosas) y se puede manifestar de forma variable, con múltiples síntomas en función de la localización de las placas: alteraciones visuales y cognitivas (dolores breves, hormigueos, sensaciones de descargas eléctricas) entumecimiento o debilidad en los brazos o las piernas, trastornos del movimiento, espasmos o contracturas musculares, pérdida del equilibrio, cansancio anormal, etc.

Las áreas lesionadas del sistema nervioso se conocen también bajo el nombre de “placas de desmielinización” y se pueden visualizar durante una IRM (Imagen por Resonancia Magnética). Jean-Martin Charcot, profesor de neurología en la Universidad de París, fue quien describió por primera vez la enfermedad, en 1868.

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica debilitante, también conocida como enfermedad de las 1000 caras y que afecta a más de 2.5 millones de personas en todo el mundo, especialmente en la zona septentrional. Afecta más a las mujeres, en una proporción de 3 mujeres por cada  2 hombres y se suele diagnosticar entre los 20 y los 40 años. Además, representa la 1ª causa de hándicap no traumático en los adultos. Las formas más frecuentes son: la forma remitente-recurrente (EMRR), en 85 a 90% de los casos, con brotes imprevisibles y la forma progresiva recidivante (EMPR), que representa de un 10 a 15% de los casos.

Las causas que originan la esclerosis múltiple todavía se desconocen pero se sospecha que es debida a una combinación entre factores genéticos y factores ambientales que podrían provocar una respuesta inadaptada del sistema inmunitario. Las infecciones bacterianas, un déficit en vitamina D, una exposición a metales pesados y a otras substancias tóxicas, pero también un desequilibrio de la flora intestinal pueden ser factores desencadenantes de la enfermedad.

El virus de Epstein-Barr, desencadenante potencial de la esclerosis múltiple

Así pues, la esclerosis múltiple es una enfermedad compleja, de etología desconocida. Se cree que un 25% de los brotes son causados por infecciones víricas, tales como la del virus de Epstein-Barr (EBV), virus de la familia de los Herpesvirus y agente patógeno de la mononucleosis infecciosa.

Pese a que no existe ninguna prueba convincente de la implicación del virus EBV en la activación de la esclerosis múltiple, las últimas investigaciones apuntan a que aumenta el riesgo de desarrollar una esclerosis múltiple después de haber sido infectado por el virus del EBV.

Esclerosis múltiple, EBV y Micro-Inmunoterapia

En el marco del tratamiento de la esclerosis múltiple, el objetivo de la Micro-Inmunoterapia es restablecer el equilibrio del sistema inmune  y reducir la destrucción de la mielina. Asimismo, en casos de reactivación del virus EBV, la Micro-Inmunoterapia ayuda a mantener el virus bajo control y dificulta su replicación.

En el caso de una implicación del virus EBV en la esclerosis múltiple, la Micro-Inmunoterapia tiene como objetivo ayudar a restablecer el equilibrio del sistema inmunitario, para que pueda mantener el virus bajo control y con ello sus efectos en el desarrollo de esta patología.

Bibliografía

(1) M. P: Pender and S. R: Burrows, “Epstein-Barr virus and multiple sclerosis: potential opportunities for immunotherapy.,” Clin. Transl. Immunol., vol. 3, no. 10, p. E27, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies