¿Pueden las infecciones desencadenar enfermedades autoinmunes?

¿Qué es la autoinmunidad?

La autoinmunidad puede definirse como la “pérdida de tolerancia a lo propio”. En esta situación el sistema inmune no distingue lo que es “propio” (del propio cuerpo) de lo que es “ajeno” (o externo al organismo).

La autoinmunidad se relaciona generalmente con la inflamación, particularmente con la inflamación persistente. Cuando una reacción inflamatoria deja de ser local y limitada, y persiste en el tiempo, puede volverse crónica y sistémica, y permitir que se seleccionen, activen y proliferen células autorreactivas (es decir, células que tienen una mayor afinidad para reaccionar contra moléculas del propio cuerpo).

De forma natural, las células autorreactivas, principalmente linfocitos T  y B, son eliminadas por distintos mecanismos que pone en marcha el cuerpo para evitar estas respuestas. Sin embargo, en situaciones de inflamación crónica, estas células escapan a los mecanismos de control del organismo, favoreciendo la pérdida de tolerancia a moléculas propias y promoviendo fenómenos de autoinmunidad. Como consecuencia, el propio sistema inmune produce daño en los tejidos y órganos, lo que desemboca en enfermedades autoinmunes y otras enfermedades crónicas, como trastornos metabólicos, enfermedades neurodegenerativas, cáncer, etc.

¿Qué factores pueden predisponer a la autoinmunidad?

Entre los factores implicados en procesos de autoinmunidad se han descrito, principalmente, factores genéticos y ambientales. La herencia de ciertas moléculas MHC implicadas en el reconocimiento de patógenos, mutaciones en genes relacionados con la función de las barreras mucosas (ej. aumento de la permeabilidad intestinal) o de la piel, etc.  podría destacarse en el primer caso.

Dentro del grupo de factores ambientales, se encuentran deficiencias nutricionales,  intolerancias alimentarias, el estrés, la exposición a toxinas, agentes químicos o metales pesados, el tabaco, la falta de sol y vitamina D y, sobretodo las infecciones por virus, bacterias o parásitos.

¿Por qué las infecciones pueden predisponer a autoinmunidad?

Los virus y otros patógenos, por ejemplo, puede producir autoinmunidad a través de mecanismos diferentes. El más conocido es el mimetismo molecular. Este fenómeno consiste en una reactividad cruzada en la que antígenos microbianos son reconocidos por células autorreactivas por su similitud estructural con moléculas propias.

También se ha visto que ciertos microorganismos son capaces de modificar moléculas propias, dirigiendo la respuesta inmune hacia éstas. Asimismo, el daño producido en los tejidos por la inflamación persistente puede provocar la liberación de ciertas moléculas propias que no se encuentran habitualmente en contacto con el sistema inmunitario, siendo así reconocidas como si fueran extrañas al cuerpo.

¿Qué puede aportar la microinmunoterapia?

En las infecciones, la microinmunoterapia tiene como objetivo ayudar al sistema inmunitario a mantener mejor bajo control la multiplicación de los patógenos, favorecer una respuesta más eficiente frente a estos y frente a la inflamación y evitar con ello el desarrollo de enfermedades asociadas.

Bibliografía:

Ercolini AM, Miller SD. The role of infections in autoinmune disease. Clin Exp Immunol 2009, 155(1): 1–15.

Fassano A, Donohue TS. Mechanisms of disease: the role of intestinal barrier function in the pathogenesis in gastrointestinal autoimmune diseases. Nature Gastroenterology & Hepathology 2005, 2(9):416-422

Fujinami RS, von Herrath MG, Christen U, Whitton JL. Molecular Mimicry, Bystander Activation, or Viral Persistence: Infections and Autoimmune Disease. Clin Microbiol Rev 2006, 19(1): 80–94.

Oldstone MB. Molecular mimicry and immune-mediated diseases. FASEB J 1998, 12: 1255-1265.

Mensah P. Papel de las infecciones en el desarrollo de la autoinmunidad. Revista Nuevo Contact nº23. Junio 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies