La microglía en el sistema nervioso central

 

La microglía en el sistema nervioso centralIntroducción

Las células gliales son células del tejido nervioso y son esenciales ya que tienen varias funciones como dar soporte mecánico a las neuronas, formar tejido cicatricial después de lesiones cerebrales, eliminar residuos después de la muerte celular, etc. Hay varios tipos de células gliales o neuroglía: astrocitos, oligodendrocitos, células gliales radiales y microglía.

Este artículo se centrará en explicar el papel de la microglía en el sistema nervioso central.

La microglía

La microglía son células que proceden de la médula ósea y se encuentran en todas las regiones del sistema nervioso central, participando en la respuesta inmune. Vigilan e inspeccionan constantemente el sistema nervioso central, siendo muy sensibles a los cambios en su entorno. En condiciones fisiológicas normales, las células de la microglía funcionan como “guardianes”, limpiando los desechos celulares y las células apoptóticas por fagocitosis. Sin embargo, en condiciones inflamatorias tales como cuando hay un daño neuronal, agentes invasores infecciosos o agregados de proteínas patógenas (producidas habitualmente en trastornos neurodegenerativos), las células de la microglía alcanzan un estado “activado”.

La microglía activada tiene dos estados: M1 (proinflamatorio) o M2 (antiinflamatorio), dependiendo de la naturaleza del estímulo inflamatorio. En el estado M1, la microglía responde a la lesión o infección mediante la producción de  citoquinas proinflamatorias como interferones (IFN) tipo I, interleucinas IL-1, IL-6, IL-12 y factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), y quimiocinas pro-inflamatorias para inducir la infiltración de leucocitos periféricos en el tejido, con el fin de combatir y eliminar la infección o lesión.

En el estado M2, se produce justo el efecto contrario, con la secreción de citoquinas antiinflamatorias que facilitan la fagocitosis de los restos celulares y promueven la reconstrucción de la matriz extracelular y la reparación de tejidos, liberando por ejemplo el factor transformador de crecimiento (TGF-ß) y la IL-10.

Bibliografía:

Kettenmann, H., Hanisch, U. K., Noda, M., & Verkhratsky, A. (2011). Physiology of microglia. Physiological reviews, 91(2), 461-553.

Nakajima, K., & Kohsaka, S. (2001). Microglia: activation and their significance in the central nervous system. The journal of biochemistry, 130(2), 169-175.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies