Fibromialgia: ¿Qué es?

La fibromialgia, junto con la artrosis y la artritis reumatoide, es una de las enfermedades reumatológicas más comunes. Los afectados sufren, sobre todo, de una mayor sensibilidad al dolor. Cuando además se combina con otros síntomas, puede afectar de forma importante a la calidad de vida del que la padece. Al principio la enfermedad no se suele reconocer, ya que presenta un cuadro clínico muy complejo y diverso que puede manifestarse de forma diferente de un paciente a otro.

¿Cómo se manifiesta?

La fibromialgia es una enfermedad multisistémica que hace que el sistema nervioso central no funcione correctamente. Los afectados padecen una mayor sensibilidad al dolor, la cual describen como un tipo de agujetas o  dolores en las extremidades. Las molestias aparecen sobre todo en la zona de transición entre los tendones y los músculos, de ahí que fibromialgia signifique literalmente dolor fibromuscular. La enfermedad afecta principalmente a las mujeres y se manifiesta, entre otros, con síntomas como trastornos del sueño, dolores en la zona de la cabeza y de la articulación temporomandibular, rigidez muscular, colon irritable, trastornos de la capacidad de concentración y de la memoria, así como manos y pies fríos. Los signos de la enfermedad se pueden agravar aún más en el caso de padecimientos psicológicos, incluso aunque no se trate de una enfermedad mental.

La microinmunoterapia puede en estos casos integrarse dentro de la estrategia terapéutica del médico como enfoque para aliviar los síntomas de la enfermedad, sosteniendo el sistema inmunitario, y ayudar a mejorar de forma duradera la calidad de vida de los pacientes.

¿Cómo se origina la fibromialgia?

Puede existir una predisposición genética, pero es también importante el rol de otros factores, aún no bien conocidos. Además, la enfermedad suele desencadenarse tras un suceso impactante o estresante para la persona. Este puede ser un accidente o la pérdida de una persona cercana, o también una agresión, una enfermedad infecciosa grave, o una intervención quirúrgica.

También sabemos que los pacientes con fibromialgia a menudo padecen secuelas de infecciones víricas pasadas. Los virus tienen la capacidad de poder pasar a un estado de latencia. En este estado, el sistema inmunitario no los reconoce y se pueden reactivar en cualquier momento ante una situación de mayor debilidad inmunitaria. Esto puede ocurrir por un aumento del estrés, por llevar un estilo de vida poco saludable o también por otras infecciones. En estos casos, la microinmunoterapia puede ayudar a mantener bajo control la multiplicación de los virus y luchar contra sus efectos deletéreos en el organismo.

También se ha constatado que los pacientes con fibromialgia manejan el estrés de forma diferente que las personas sanas. De hecho, en casos de estrés crónico, existe una interrelación desequilibrada entre el sistema nervioso, hormonal e inmunitario. La microinmunoterapia también puede ser útil en estos casos, por su acción reguladora del sistema inmunitario.

En resumen…

Una enfermedad tan compleja como la fibromialgia requiere un abordaje multidisciplinario. Esto quiere decir que es necesario establecer una estrategia terapéutica, que tenga en cuenta las necesidades específicas del paciente. Dentro de esta estrategia, se puede enmarcar la microinmunoterapia para reforzar la acción del sistema inmunitario.

Clica aquí para ver otras entradas sobre el mismo tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies