Se conoce como Chlamydia a un género de bacterias de las que destacan en particular tres especies patógenas interesantes: Chlamydia trachomatis, Chlamydia pneumoniae y Chlamydia psittaci, que pueden infectar al ser humano.

En nuestra entrada anterior explicamos cómo Chlamydia trachomatis puede infectar al organismo y cuáles son las acciones que pone en marcha nuestro sistema inmune para su defensa. Sin embargo, destacamos que en muchas ocasiones, éste no es capaz de eliminarla totalmente.

Un interesante estudio  del Departamento de Genética Molecular y Microbiología de la Universidad de Duke, en EEUU, ha descubierto un mecanismo de la bacteria que le permitiría evadir su eliminación. Al parecer Chlamydia es capaz de agrupar y estimular la formación de “cuerpos lípidicos” (Lipid Droplets en inglés), pequeños compartimentos intracelulares utilizados para almacenar grasas dentro de la célula infectada, y rodearse de ellos. Se cree que esta capacidad de “esconderse” con el propio material de la célula podría hacer que la bacteria no sea reconocida como extraña y no se inicie la apoptosis de la célula infectada. Este mecanismo le permitiría establecerse durante bastante tiempo en el organismo  dando lugar a infecciones crónicas. Al mismo tiempo, se ha visto que estos cuerpos lipídicos (LD) son dinámicos y contienen también proteínas que regularían varias vías metabólicas, entre ellas la síntesis de lípidos (grasas), el tráfico de orgánulos a nivel intracelular, y otras vías de señalización. Chlamydia podría utilizar por tanto estas estructuras para alterar a su favor estos procesos.

Cómo se diagnostica una infección por Chlamydia

A menudo estas infecciones no producen ningún síntoma. En otras ocasiones aparecen síntomas a nivel uro-genital o respiratorio según la especie responsable de la infección. El diagnóstico se puede confirmar con un cultivo microbiológico o con la búsqueda de anticuerpos de Chlamydia en sangre.

La microinmunoterapia en infecciones por Chlamydia

La microinmunterapia puede jugar un papel importante dentro de la estrategia de tratamiento para esta infección. Utiliza citoquinas y ácidos nucleicos específicos para intentar ayudar al sistema inmune a detectar y luchar contra la bacteria invasora.

Bibliografía:

Kumar Y., Cocchiaro J., Valdivia R. The Obligate Intracellular Pathogen Chlamydia trachomatis Targets Host Lipid Droplets. Cellbio, Microbio 2006, 16(16):1646-1651.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies