Nuestro sistema inmunológico posee mecanismos propios que inhiben la formación de tumores, eliminando constantemente las células tumorales. Cuando estos mecanismos fallan, se puede desarrollar un cáncer [1] .

¿Pero cómo se convierte una célula normal en una tumoral? Se trata de un proceso complejo que depende de múltiples factores (factores ambientales, predisposición genética, etc.) y que surge como consecuencia de errores (mutaciones) en el material genético de las células, que provocan un crecimiento descontrolado de éstas. El factor de riesgo más importante para el desarrollo del cáncer de piel es la radiación ultravioleta (UV). De hecho, un nuevo estudio estima que cada una de las células de la piel expuesta al sol adquiere una mutación al día [2]. No obstante, hay que mencionar que la probabilidad de que una célula acumule todas las mutaciones necesarias para que se desarrolle un tumor son pequeñas, teniendo en cuenta también que el sistema inmune suele eliminar estas células.

En resumen, la aparición de mutaciones junto con la alteración del sistema inmunitario pudiesen ser responsables de la aparición del cáncer de piel.

Tipos de cáncer cutáneo

Entre los tumores cutáneos más frecuentes, se encuentran el carcinoma basocelular, el carcinoma espinocelular y el melanoma. El primero, que es el más habitual, suele ser de crecimiento lento y localizarse en zonas expuestas a la luz, cerca de los orificios (nariz o párpados, por ejemplo) así como en las extremidades (brazos y piernas, aunque también en los hombros o en el escote). Por otro lado, el carcinoma espinocelular se asocia con la exposición prolongada a la radiación ultravioleta, afectando especialmente a grupos como agricultores, marineros, etc. Suele aparecer en la comisura labial y sobre otras lesiones previas, sobre todo en la cara. A diferencia del anterior, tiene más capacidad de producir metástasis. Por último, el melanoma tiene distintas localizaciones, según el sexo: en la mujer es más frecuente en las piernas, muslo o espalda, mientras que en el hombre es más frecuente en el tronco, cabeza y cuello. Además suele correlacionarse con antecedentes de quemaduras solares [3], [4].

Aportación de la Micro-Inmunoterapia en el cáncer cutáneo

En la patología tumoral, la Micro-Inmunoterapia tiene la finalidad de corregir el estado de desregulación inmunológica en el que se encuentra el organismo durante el desarrollo y progresión de esta patología. Usa sustancia propias del sistema inmunitario (citoquinas), producidas mediante biotecnología, con el fin de regular la comunicación y señalización celular así como corregir la alteración en el reconocimiento de las células tumorales. Para ello, tiene unos objetivos claros: estimular la respuesta inmunitaria contra las células cancerígenas y mejorar su eliminación e inhibir la progresión del tumor y metástasis.

La Micro-Inmunoterapia complementa los tratamientos quirúrgicos habituales en cada caso particular y ayuda a mejorar las defensas frente al cáncer.

Bibliografía

[1]       S. Rangwala and K. Y. Tsai, “Roles of the immune system in skin cancer,” Br. J. Dermatol., vol. 165, no. 5, pp. 953–965, 2011.

[2]       Martincorena I et al. High burden and pervasive positive selection of somatic mutations in normal human skin. Science. 2015. May 22. Vol. 348. No. 6237. 880-886.

[3]       K. Lacy and W. Alwan, “Skin cancer,” Medicine (Baltimore)., vol. 41, no. 7, pp. 402–405, 2013.

[4]       K. J. Payling, “Skin cancer.,” Prof. Nurse, vol. 11, no. 3, pp. 175–176, 1995.

Dra. Cristina Zemba Vieytes

 

 

 


Autora: Dra. Cristina Zemba (Barcelona)                                                                                                                                       
Av. del Parc 1 – entlo 3º
08400 Granollers

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies