Alzheimer y respuesta inmune

Alzheimer y respuesta inmuneIntroducción

El Alzheimer (EA) es una enfermedad de evolución lenta que se caracteriza por la pérdida progresiva de la memoria, la orientación, el juicio y el lenguaje, principalmente en personas mayores. Es una enfermedad que va progresando y afectando a cada vez más regiones del cerebro por lo que los síntomas son cada vez más graves.

Respuesta inmune en el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurodegenerativo que se caracteriza por la formación de placas seniles en el tejido cerebral, que son regiones anormales en las que se producen depósitos de fragmentos de proteína beta-amiloide, y por la formación de ovillos neurofibrilares en el interior de las neuronas. Estos ovillos provocan la pérdida de comunicación entre las neuronas y la muerte neuronal en regiones cerebrales que son responsables de los procesos de memoria y aprendizaje.

Todos estos procesos provocan una inflamación que lleva a la activación de la respuesta inflamatoria mediada por células de la microglía y los astrocitos. Las células de la microglía y los astrocitos son las células encargadas de la defensa del sistema nervioso central, y sintetizan citoquinas proinflamatorias, como la interleucina 1, que inducen la liberación de moléculas citotóxicas con el fin de eliminar la acumulación de proteínas anormales y reparar el daño neural. También liberan especies reactivas de oxígeno y enzimas proteolíticas que degradan a las neuronas.

Según algunos estudios, la propia microglía podría tener un papel en el desarrollo de esos procesos, contribuyendo a la formación de las placas, y a la activación de nuevas células de la microglía, creando un circulo vicioso de inflamación que propiciaría el avance de la enfermedad.

Diagnóstico

Clínicamente, se hace el diagnóstico de demencia tipo Alzheimer, basado en la historia de la enfermedad, confirmada por un acompañante que conoce bien al paciente, apoyado por baterías de test neuropsicológicos que demuestren que hay un deterioro cognitivo y que éste no es debido a depresión. Además, se requiere de exámenes de laboratorio e imágenes que permitan descartar causas reversibles de demencia. Por lo general, se recomienda tomar una imagen cerebral (scanner o resonancia magnética) y realizar exámenes de sangre que permitan descartar causas frecuentes de falla de memoria como hipotiroidismo, déficit de vitamina B12, infecciones del Sistema Nervioso Central, etc.

Pese  que el diagnóstico definitivo de la EA es post mortem, pues requiere la presencia de marcadores moleculares en cortes de microscopia, existen cada vez más tests que utilizan biomarcadores genéticos y moleculares para detectar y diagnosticar la enfermedad de forma precoz.

 Bibliografía

Agrawal M., Biswas A. (2015) Molecular diagnostics of neurodegenerative disorders. Frontiers in molecular Biosciences, 2 (54)

Herrera-Rivero, M., Hernández-Aguilar, M. E., Manzo, J., & Aranda-Abreu, G. E. (2010). Enfermedad de Alzheimer: inmunidad y diagnóstico. Revista de neurología, 51(3), 153-164.

Heppner, F. L., Ransohoff, R. M., & Becher, B. (2015). Immune attack: the role of inflammation in Alzheimer disease. Nature Reviews Neuroscience, 16(6), 358-372.

Heneka, M. T., Golenbock, D. T., & Latz, E. (2015). Innate immunity in Alzheimer’s disease. Nature immunology, 16(3), 229-236.

Rommy von bernhardi, m. la neuroinflamación en la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer. Boletín Escuela de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile vol. 32 nº1 2007.

Streit, W. J., Mrak, R. E., & Griffin, W. S. T. (2004). Microglia and neuroinflammation: a pathological perspective. Journal of neuroinflammation, 1(1), 14.

¡Compártelo en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
CERRAR