Heridas, golpes, fracturas, irritaciones de la piel… son solo algunos de los trastornos en los que reconocemos fácilmente un proceso inflamatorio. Sin embargo, la inflamación se encuentra ligada a multitud de patologías y trastornos, y en realidad puede tener distintos orígenes y presentarse de formas muy diferentes. Por ejemplo, se distinguen la inflamación aguda, crónica o sistémica de bajo grado. En el post de hoy…

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies