La principal vía de entrada del coronavirus SARS-CoV-2 son los receptores para la enzima convertidora de angiotensina (ACE2 por sus siglas en inglés). Estos receptores de la ACE 2 están omnipresentes en el cuerpo humano, aunque especialmente en las células de la mucosa oral, la lengua, las glándulas salivales, el tracto respiratorio, el intestino y el sistema nervioso. Por este motivo, algunos de los síntomas más característicos de la enfermedad COVID-19 son lesiones bucales, alteración del gusto y del olfato, problemas respiratorios, afecciones gastrointestinales y sistémicas. Algunos de estos síntomas persisten en ocasiones como secuelas durante un tiempo que se puede extender más allá de los seis meses: cansancio, estrés postraumático, pérdida muscular, daño… Pero, ¿qué sabemos respecto a las afecciones bucales?

Principales manifestaciones orales en pacientes con COVID-19:

La pérdida del gusto se ha establecido como uno de los principales síntomas y también de los más tempranos de la enfermedad, pero no se descarta que algunos pacientes puedan experimentar otras manifestaciones bucales (como la disminución de la salivación) y tampoco que algunos de estos síntomas puedan permanecer como secuelas (por un tiempo indeterminado) una vez las personas superan la enfermedad. Como la pandemia solo lleva un año con nosotros, los datos se van actualizando día a día y por lo tanto también las conclusiones y el conocimiento que tenemos sobre la COVID-19. Aquí os detallamos lo que sabemos hasta el momento sobre la relación entre el coronavirus y los síntomas bucodentales.

  • Ampollas, úlceras, llagas y pequeñas lesiones hemorrágicas (hematomas). En algunos pacientes con COVID-19 se han detectado este tipo de lesiones en la boca, lengua y paladar. Si bien son molestas, los expertos indican que no se ha detectado una persistencia de las lesiones después de la curación de la infección.
  • Trastornos de las glándulas salivales. Entre los posibles síntomas de COVID-19 encontramos la hiposalivación, es decir, la disminución anormal de la secreción de saliva, y la xerostomía, es decir, la sensación subjetiva de sequedad de la boca (asociada normalmente al mal funcionamiento de las glándulas salivales). La saliva juega un papel muy importante en el mantenimiento de la integridad de los tejidos de la cavidad oral. Sus principales funciones son amortiguar los cambios de pH, lubricar y actuar como primera barrera contra bacterias, virus y hongos (gracias a determinadas proteínas que contiene). El peligro de la disminución de la salivación es triple: favorece la proliferación de lesiones ulcerosas bucales, disminuye el potencial de combatir la infección por microorganismos en la boca y a su vez favorece la adhesión y colonización de la mucosa por parte de los mismos. Por el momento tampoco sabemos si estas alteraciones pueden ser persistentes en el tiempo.
  • Tampoco podemos olvidar, como indicamos al principio, trastornos del olfato y del gusto, por el papel muy probable que juega la boca en su origen. Estos trastornos causan cambios cuantitativos y cualitativos sobre el sentido del olfato y del gusto. A nivel cuantitativo llevan a una disminución de la capacidad sensorial correspondiente hasta la pérdida total (hiposmia y anosmia a nivel olfativo; e hipogeusia y ageusia a nivel gustativo) y a nivel cualitativo a una distorsión de las percepciones (parosmia que afecta al sentido del olfato; y disgeusia que afecta al sentido del gusto).
  • Por último, los pacientes que requieren ventilación mecánica pueden experimentar un deterioro de la salud oral ya que la intubación puede dañar piezas dentales, la mandíbula o las mucosas de la boca.

Por todo ello, es recomendable que los pacientes que hayan superado la enfermedad, acudan al dentista para someterse a una revisión.

 ¿Cuál es la causa de las infecciones orales en pacientes con COVID-19?

Como hemos mencionado anteriormente, la comunidad científica y médica está en una fase de conocimiento continuo de la enfermedad y las causas que se barajan para las molestias bucodentales son:

  • Resultado directo de la infección viral (patogenia del virus)
  • Compromiso sistémico del paciente (sistema inmunológico deprimido)
  • Reacciones adversas a los tratamientos (farmacoterapia que recibe el paciente)
  • Diversas combinaciones de ellas

¿Cómo puede ayudar una correcta higiene bucal a disminuir la incidencia y la gravedad de las principales complicaciones por COVID-19?

Es importante seguir estas recomendaciones no solo ahora en tiempos del coronavirus, sino de forma habitual. Sirven no solo para mejorar la higiene bucal propia sino también para evitar contagios, de COVID-19 o cualquier otra enfermedad infecciosa, especialmente entre convivientes. Veréis que no se limitan a la higiene bucal en sí, sino también a otros consejos ligados al uso del baño.

  • Debes cepillarte los dientes al menos dos veces al día con una pasta dental con flúor. Una de estas veces tiene que ser a última hora de la noche. Es también aconsejable que uses cepillos interdentales o hilo dental y un enjuague bucal sin diluir (que contenga preferentemente yodopovidona, cloruro de cetilpiridinio, peróxido de hidrógeno y/o aquellos con aceites esenciales y alcohol).
    • En caso que tengas el coronavirus te recomendamos realizar un enjuague preliminar para reducir la carga viral y limpiar el cepillo de dientes en un vaso con una solución 1:100 a base de lejía (hipoclorito de sodio) durante 30 minutos, aclarar con agua y dejar secar.
  • Procura beber mucha agua y reducir la cantidad y la frecuencia de consumición de bebidas y alimentos azucarados.
  • Debes cambiar tu cepillo de dientes al menos cada tres meses para que el cepillado sea efectivo y evitar la propagación de bacterias y hongos.
    • En caso que hayas tenido el coronavirus, debes cambiarlo por uno nuevo.
  • No compartas nunca un cepillo de dientes, ni siquiera con convivientes, ya que es una fuente de contagio. También debes evitar que se toquen las cabezas de los cepillos, hecho frecuente cuando se colocan en el mismo vaso.
  • Tienes que cerrar la tapa del inodoro antes de tirar de la cadena, ya que parte del aerosol sale volando y puede caer sobre tu cepillo. Los aerosoles son los principales mecanismos de transmisión junto con las gotas de Flügge (pequeñas gotas de secreciones que se expulsan de forma inadvertida por la boca y la nariz al hablar, estornudar, toser o respirar) y el contacto directo con superficies contaminadas. Algunos microorganismos, entre ellos el coronavirus, están presentes en las heces y podrían llegar a través de aerosoles al cepillo de dientes si no cierras la tapa.
  • Recuerda limpiar regularmente tu baño, a ser posible con un producto a base de lejía, ya que es el sitio donde nos limpiamos y guardamos cepillos de dientes y otros productos de higiene.

La finalidad concreta respecto a la enfermedad COVID-19 es evitar que la carga viral de tu boca y tus utensilios de higiene bucal sea muy alta.

Al igual que en otras enfermedades víricas, parece ser que las lesiones bucodentales pueden ser los primeros síntomas de la infección con el coronavirus SARS-CoV-2. Tanto si su origen se debe a una o varias de las posibles causas mencionadas anteriormente (acción vírica en sí, sistema inmunitario debilitado, fármacos). La microinmunoterapia, por su actuación a diferentes niveles, entre los que se encuentra la lucha antiviral y el refuerzo del sistema inmunitario, puede ayudar a prevenir y combatir las manifestaciones bucodentales que se originan a causa de las infecciones víricas.

Bibliografía:

  1. Sociedad Española de Periodoncia. Consejos de salud e higiene bucodental en tiempos de coronavirus. (Noticia). Accesible a través de la web: https://www.sepa.es/web_update/consejos-de-salud-e-higiene-bucodental-en-tiempos-de-coronavirus/
  2. Carrasco-Soto R.,  Matus-Abásolo C.P, Nemeth-Koganszky M.E. Oral Manifestations of COVID-19. International journal of odontostomatology. 2020. 14(4): Online ISSN 0718-381X. http://dx.doi.org/10.4067/S0718-381X2020000400555

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies