Irritabilidad, fatiga, pérdida o aumento de peso, palpitaciones cardíacas, deshidratación de la piel, dolor de estómago, éstas son solo algunas de las molestias que pueden aparecer cuando uno está sometido a situaciones de estrés durante largos periodos.

Por la naturaleza de estos síntomas se puede concluir que el estrés puede llegar a afectar a nuestro organismo a diferentes niveles como a nivel nervioso, hormonal, cardiovascular, cutáneo o gástrico. Sin embargo, el que más se ve alterado a causa del estrés es nuestro sistema inmunitario. ¿Pero que es el estrés? ¿Y cómo puede ayudar la Micro-Inmunoterapia en la gestión de éste?

¿Qué es el estrés y como nos afecta?

El estrés es una reacción natural de autodefensa, que el organismo pone en marcha ante situaciones angustiosas, amenazantes o simplemente, frente a una sobrecarga física o psicológica, y puede afectar a cualquier grupo de edad (ancianos, adultos, jóvenes, e incluso a niños).

En bajas dosis, puede ser positivo, incrementando el nivel de rendimiento de una persona. Sin embargo, cuando el estrés es repetitivo o excesivo, este se vuelve un enemigo incontrolable con graves consecuencias para la salud y la vida. Los periodos prolongados de estrés afectan especialmente al sistema inmunitario, debilitando su buen funcionamiento y en consecuencia facilitando la aparición de enfermedades inflamatorias o infecciones de repetición en el organismo.

¿Cómo ayuda la Micro-Inmunoterapia en la gestión del estrés?

Afortunadamente, existen formas de modular el sistema inmunitario para conseguir una óptima respuesta frente al estrés. El tratamiento mediante Micro-Inmunoterapia puede ser una solución precisa y no tóxica para combatir la sobreactividad del sistema inmune causada por el estrés. Esto es debido a que, gracias a la utilización de reguladores inmunológicos como las citoquinas o factores de crecimiento, permite restablecer el equilibrio inmunológico del organismo hasta que se haya superado el periodo de estrés o, al menos, se haya visto reducido a un nivel que pueda ser controlado por el propio organismo, sin la ayuda de la Micro-Inmunoterapia.

Gracias a los componentes y las diluciones utilizadas dentro de su fórmula específica para la gestión del estrés, la Micro-Inmunoterapia es capaz de actuar a todos los niveles que se ven afectados por éste (anteriormente explicados), para poder recuperar el pleno funcionamiento del organismo y aumentar la calidad de vida de los pacientes.

 

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies