El estrés y sus efectos sobre el sistema inmunitario

El término estrés es la palabra del signo XXI. Se puede identificar con el modo de vida de nuestras sociedades occidentales, aparentemente modernas, en las que los individuos están sometidos a una gran presión en muchos ámbitos de su vida; esta tensión excesiva, también denominada “estrés”, puede ser tanto física como psicológica y tener graves consecuencias.

Si bien un cierto grado de estrés puede ser beneficioso y representar un estimulo inicial para funcionar, el estrés duradero o crónico es una auténtica amenaza para la salud, una enfermedad con sintomatología que conviene controlar y tratar adecuadamente.

Entre las consecuencias más graves del estrés se encuentra su acción sobre el sistema inmunitario. El estrés deprime la inmunidad alterando la regulación natural del cuerpo, destruye la capacidad defensiva de nuestro organismo y deja la puerta abierta a graves enfermedades. Una de las más importantes alteraciones inmunitarias, deriva del desequilibrio entre el Cortisol y la hormona DHEA. El cortisol, gran supresor del sistema inmune liberado por las glándulas suprarrenales, aumenta en situaciones de estrés, mientras que la DHEA, intermedio metabólico con propiedades anti-glucocorticoides, antinflamatorias y neuroprotectoras, suele disminuir; la DHEA además, tiene una acción de bloqueo de la excitotoxicidad. Una relación descompensada entre Cortisol y DHEA durante un largo periodo de tiempo, afecta a múltiples sistemas del organismo y eleva la probabilidad de diferentes enfermedades.

Por otro lado, el estrés favorece una exagerada producción de adrenalina (epinefrina), molécula implicada en la aparición de problemas cardiovasculares, obesidad, depresión inmune y cáncer. La adrenalina inhibe considerablemente la expresión del receptor de la IL-2 con la consiguiente disminución de los efectos de esta citoquina, imprescindible en la regulación celular; la adrenalina también causa una disminución en la actividad de las células NK, importantes en la defensa inmunitaria no específica y antitumoral.

Enfoque de la micro inmunoterapia

El estrés, a través de diferentes acciones, puede provocar importantes desequilibrios en sistema inmunitario y aquí es dónde puede intervenir la micro inmunoterapia.

La micro inmunoterapia, terapia que utiliza citoquinas, factores de crecimiento y ácidos nucleicos específicos en bajas dosis, propone un innovador enfoque: modular el sistema inmunitario para conseguir una óptima respuesta frente al estrés.

La fórmula específica de micro inmunoterapia tiene como objetivo equilibrar y restablecer la seguridad inmunológica hasta que el periodo de estrés sea superado o reducido a un nivel manejable por el organismo.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies