Un poco más de Micro-Inmunoterapia

Micro-Inmunoterapia

Todos los seres vivos crean su propio sistema de defensa inmunológico mediante células especializadas. En los mamíferos, esas células son capaces de identificar cualquier elemento extraño al propio organismo e intentar destruirlo inmediatamente.

Factores como el estrés o la malnutrición pueden perjudicar al sistema inmune produciendo una disfunción que puede dar lugar a diferentes enfermedades como cáncer, enfermedades neurológicas, reactivaciones virales (hepatitis, herpes, virus del papiloma humano…), estados de fatiga crónica, alergias y diversas reacciones inflamatorias.

La historia de la Micro-Inmunoterapia comienza en 1967, cuando un médico e investigador belga, el Doctor Maurice Jenaer, comprobó como la administración de ácidos nucleicos (ARN y ADN), que originalmente habían sido desarrollados para uso terapéutico, producía un efecto verdaderamente positivo sobre pacientes que sufrían una hepatitis crónica o un cáncer primario del hígado. Por aquel entonces se desconocían muchos aspectos sobre la Inmunología tal y como la conocemos actualmente. No sería hasta la década de los 70 cuando se empezó a descubrir cuáles eran los actores y mecanismos de acción de nuestro sistema inmunitario.

El objetivo de la Micro-Inmunoterapia es dialogar con el sistema inmunitario, sin alterar o bloquear los intercambios que se estén llevando a cabo. Para que el sistema inmune funcione correctamente, es preciso contar con un sistema de comunicación que permita incrementar o disminuir la actividad del sistema inmune mediante las citoquinas, que son los agentes encargados de la comunicación intercelular entre los distintos actores del sistema inmunológico que actúan tanto sobre las células que las producen, como sobre otras células, o sobre órganos o tejidos diana.

Tratamiento

Los medicamentos de Micro-Inmunoterapia Labo’Life se presentan en forma de tratamiento secuencial, respetando la fisiología natural. Estas secuencias fisiológicas, dentro de las cuales las diluciones de las cepas varían día tras día (por ciclos de 5 o de 10 días), tienen por objetivo comunicar el mensaje adecuado al sistema inmunitario, dando lugar a una serie de respuestas fisiológicas (cascada de citoquinas).

Las sustancias contenidas en nuestros medicamentos son administradas bajo la lengua, donde se concentran tejidos que están conectados a nuestro sistema de defensa y que absorben las sustancias con facilidad. Dichas sustancias penetran directamente al sistema y transmiten de inmediato la información que contienen. Es preferible tomar el tratamiento en ayunas, ya que si se toma acompañado de comida, se corre el peligro de que se pierda parte de la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies