Después de la primera infección, el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1) se queda de forma latente en el ganglio trigémino, pudiendo reactivarse en cualquier momento durante la vida del huésped. Diferentes factores tales como la fiebre, la radiación solar, los cambios bruscos de temperatura o los cambios hormonales pueden provocar una reactivación del virus, que se manifiesta con la aparición de pequeñas ampollas conocidas popularmente como calenturas.

Más allá de las molestias provocadas por este virus, existen diferentes estudios en los que se plantea una posible relación entre este patógeno y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, como es el caso de un estudio japonés publicado en enero de 2013 en la revista “Biochemical and Biophysical Research Communications”. A continuación os presentamos algunos de los resultados de este estudio.

Reactivación del HSV-1 en la fase prodrómica de la enfermedad de Alzheimer

En el estudio fueron incluidos 85 personas padeciendo Alzheimer, 34 personas con deterioro cognitivo leve de tipo amnésico (etapa prodrómica de la enfermedad de Alzheimer) y 28 personas sanas. El índice de avidez de los anticuerpos IgG anti HSV-1, un indicador de la reactivación del HSV-1, fue medido con el fin de determinar si existe una relación entre la reactivación y el deterioro cognitivo.

Los resultados mostraron que el índice de avidez de los anticuerpos IgG anti HSV-1 era mayor en las personas con deterioro cognitivo leve de tipo amnésico que en los otros grupos incluidos en el estudio. Existen varios estudios en los que se ha definido la reactivación del virus HSV-1 como un factor de riesgo en la aparición de Alzheimer. Sin embargo, este es el primer estudio en el que se pudo comprobar la presencia de una reactivación viral en una etapa que precede la enfermedad de Alzheimer, más exactamente en la etapa de deterioro cognitivo leve de tipo amnésico.

Importancia de tratamientos antivirales en la prevención de la enfermedad de Alzheimer

El estudio también indica que el índice de avidez de los anticuerpos IgG anti HSV-1 podría utilizarse como biomarcador en el diagnóstico precoz del deterioro cognitivo leve de tipo amnésico, así como de la enfermedad de Alzheimer. El estudio subraya además que el tratamiento del HSV-1 podría desempeñar un papel importante en la prevención de la aparición de Alzheimer.

Para conocer mejor las aportaciones de la Micro-Inmunoterapia en el tratamiento antiviral, os recomendamos la lectura de los siguientes artículos publicados en nuestro blog: “La Micro-Inmunoterapia y los virus” y “Aportación de la Micro-Inmunoterapia en infecciones por Herpes Simple”.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies