Introducción

Los niños con un sistema inmunitario normal tienen una media anual de 6 a 8 infecciones de vías respiratorias durante los primeros 10 años de vida, según datos del grupo de Patología Infecciosa de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Estos datos se deben principalmente a que este colectivo posee un sistema inmune inmaduro, que aún no ha aprendido a defenderse de las agresiones externas. Ahora bien, en ocasiones, el sistema inmune de los niños también se puede encontrar debilitado por una enfermedad y necesita un refuerzo.

¿Cuáles son las deficiencias de la inmunidad infantil?

En la primera línea de defensa, que es la inmunidad innata, se aprecian ciertas carencias en las barreras epiteliales, tanto a nivel físico como bioquímico. Por ejemplo, los ácidos grasos de la piel y/o algunas secreciones se encuentran disminuidas. También aparece insuficiencia de microbiota que es fundamental en la maduración del sistema inmune. La función del sistema del complemento, importante también para gestionar el primer ataque ante un agresor, está disminuida en un 50 % hasta el primer año. Asimismo, las células Natural Killer y los neutrófilos se encuentran en hipofunción.

En cuanto a la inmunidad adaptativa, el bebé dispone durante los primeros meses de vida de los anticuerpos producidos por la madre y que le han sido transmitidos a través de la placenta o de la lactancia materna.  De los 6 a los 12 meses esos anticuerpos van desapareciendo y se va desarrollando la inmunidad adaptativa propia del niño.

Hasta que el sistema inmune llegue a conseguir un pleno rendimiento, los linfocitos T presentan baja capacidad citotóxica y producen menos citoquinas, lo que conlleva una pobre acción antiviral, entre otros factores. En cuanto a los linfocitos B, aunque se encuentran en una cantidad elevada, su funcionalidad y colaboración con los linfocitos T es insuficiente.

¿Qué debemos tener en cuenta cuando aparecen las infecciones de repetición?

Expertos pediatras aconsejan, en el caso de los más pequeños, especialmente los bebés, además de seguir pautas de alimentación y horas de sueño saludables, limpiarse (y limpiarles) las manos con frecuencia, puesto que es el medio por el que muchos virus y bacterias llegan al organismo. También es necesaria una adecuada hidratación para que las células de su organismo funcionen adecuadamente. Valorar el grado de exposición que puedan tener a los agentes patógenos y optar por un abordaje terapéutico completo, evitando el uso  sistemático de antibióticos, así como apoyar al sistema inmunitario de un modo general, son otros puntos importantes.

¿Qué puede hacer la microinmunoterapia?

La microinmunoterapia, por su capacidad para equilibrar el sistema inmune mediante bajas dosis de citoquinas  y otros componentes, puede utilizarse para fortalecer el sistema inmune de los niños, aún deficitario. Los medicamentos de microinmunoterapia son muy específicos y por eso, antes de comenzar su toma siempre se debe consultar previamente a un médico o farmacéutico formado en este ámbito.

Bibliografía:

Martín Peinador Y, Jiménez Alés R, Suárez Rodriguez A, Berghezan Suarez A, Morillo Gutiérrez B, Senosiaín Morales D. Niño Con Infecciones Recurrentes. Informe de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, Grupo de Patología Infecciosa.

Lewis DB, Wilson CB. Developmental immunology and role of host defenses in fetal and neonatal susceptibility to infection. In: Remington JS, Klein OJ, Wilson CB, Baker CJ. Infectious diseases of the fetus and the newborn infant. 6th ed. Philadelphia: Saunders/Elsevier. 2005, p. 87-210.

Abbas AK, Lichtman AH. Inmunología Celular Y Molecular. 5a ed. Elsevier España; 2004.

Begara, M. “Peculiaridades del sistema inmunitario en niños”, Carta informativa de la Micro-inmunoterapia, Asociación Española de Micro-Inmunoterapia, Enero 2017.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies