La eSalud, para una medicina más personalizada, al servicio de los pacientes y de los médicos

La eSalud, para una medicina más personalizada, al servicio de los pacientes y de los médicos.Las nuevas tecnologías aplicadas al campo de la salud ofrecen una amplia gama de recursos para los profesionales de la salud, ayudándoles a mejorar la prevención y facilitándoles una atención adaptada a las necesidades de cada paciente.

Las innovaciones médicas, un sector “en buena salud”

Las tecnologías para la salud comúnmente designadas como “eSalud” están en progresión constante desde hace 50 años, con un 10% de crecimiento anual, y representan un mercado de casi 200 mil millones de euros.

Abarcan un campo terapéutico y operacional muy amplio: imagen, diagnóstico y biochips, cabinas de teleconsulta, herramientas de software, aplicaciones para smartphones, objetos conectados, instrumentación y captadores, drones, apoyo para la autonomía etc. y se utilizan en la cronología del desarrollo y de la atención completa de una enfermedad, es decir, las diferentes etapas de prevención,  diagnóstico, atención terapéutica, elaboración de un pronóstico y seguimiento de un paciente.

Los actores implicados en el tema de la salud son muchos: desde el ciudadano, usuario de aplicaciones para smartphones, que le ayudan a mantener un buen estado de salud, al paciente que puede hacerse cargo de su enfermedad, y hasta los profesionales de la salud, que emplean sistemas informatizados en su practica diaria.

La eSalud al servicio de la e-inmunidad

La polución, la higiene excesiva, los hábitos alimentarios, la urbanización y los cambios climáticos han favorecido, de manera significativa, el aumento de una serie de enfermedades crónicas, fruto de un sistema inmune alterado. Entre ellas, se menciona las alergias estacionales, una de las patologías mas frecuentes en el  mundo cuya prevalencia ha subido de manera regular en el transcurso de los últimos 20 años.

Numerosas aplicaciones y tecnologías prometedoras han surgido en el mercado: así, dispositivos de localización o de medición (drones por ejemplo) y aplicaciones móviles permiten, a las personas susceptibles, evitar exponerse cuando los riesgos alérgicos son elevados, además de buscar información en tiempo real y dar previsiones sobre los alérgenos ambientales por región (niveles y tipos de pólenes y esporas).

En los casos de asma alérgico, la utilización de inhaladores que obtienen información y la transmiten vía Bluetooth a un servidor accesible a los médicos y a los pacientes, permite anticipar las crisis; otras aplicaciones ayudan a identificar los factores que provocan la crisis, y envía alertas con el fin de anticipar la aparición de cualquier polución.

En el campo de las alergias alimentarias, especialmente en niños, se han desarrollado aplicaciones que ofrecen consejos nutricionales y permiten escanear los alimentos con el propósito de conocer los potenciales alérgenos.

Los diabéticos no se quedan al margen y disponen de dispositivos con unas funcionalidades orientadas hacia el recuento de los glúcidos ingeridos y el cálculo de las dosis de insulina que han de prever (glucómetro, bolígrafo-inyectable y bomba de insulina conectados).

Los hipertensos pueden medir su tensión arterial gracias a un tensiómetro conectado mientras que las personas con obesidad pueden determinar su masa grasa y su IMC (índice de masa corporal) a cada control de peso a través de una báscula conectada mediante Wifi.

La eSalud se inscribe en una lógica de modernización y de reducción de costes totales de la salud y proporciona a la vez datos de salud, un seguimiento de los programas de prevención personalizada así como una anticipación en la aparición de enfermedades crónicas. Así, incluso si los indicadores del estado inmunitario no son directamente observables vía la utilización de objetos conectados, es evidente que estas tecnologías nos ayudan de manera general a cuidarnos, lo que supone un impacto positivo en el sistema inmunitario en general.

Sin embargo, aunque el objeto conectado no puede reemplazar al médico, incita el paciente a responsabilizarse, haciéndolo actor de su propia salud y de una cierta manera favorece una cercanía mayor entre pacientes y médicos, permitiendo un intercambio de informaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies