Inmunidad, emociones y hormonas: un trío de impacto

Nuestro cuerpo es más sabio de lo que pensamos, no es una suma de sistemas sino el fruto de un delicado equilibrio en el que éstos se relacionan. En él los sistemas nervioso, endocrino (hormonal) e inmunitario son capaces de entenderse y comunicarse a diario, a través de sus mensajes (neurotransmisores, hormonas y citoquinas), para mantener la homeostasis corporal. La psiconeuroinmuno-endocrinología (PNIE) es la ciencia que estudia estas relaciones multidireccionales y como tal se ha convertido en materia obligatoria en medicina integrativa.

El mejor ejemplo de la conexión mente-cuerpo: el estrés

Para explicarlo concretamente elegimos el hecho psicológico que más influye, tanto física como psíquicamente, en nuestra salud: el estrés. Cuando una situación de estrés se mantiene de forma crónica se perjudica la capacidad inmune y se desequilibra la situación hormonal de la persona. De manera general, el estrés produce en las células un envejecimiento prematuro. El aumento de cortisol (hormona que se segrega en casos de estrés), disminuye la eficacia de los linfocitos T dando lugar a una situación de debilidad inmunológica que puede hacer recaer al paciente en enfermedades de naturaleza inmune (por ejemplo: psoriasis, artritis, enfermedad inflamatoria intestinal, etc.). Si nos referimos al sistema endocrino, ejemplos conocidos y frecuentes son la alteración del ritmo hormonal en la mujer o la disminución de la fertilidad masculina debido al estrés.

Estrategia de tratamiento según PNIE

Por todo lo expuesto anteriormente, es evidente la importancia de realizar una valoración global del individuo, para poder establecer una estrategia que permita recuperar el equilibrio desde todas las perspectivas. Además, esa visión integral nos ayudará a ir más allá de los síntomas, y analizar las causas que pueden haber desencadenado el trastorno a nivel orgánico. Esta es la base que apoya la estrategia terapéutica transversal de la PNIE: ¿qué origina la salud? Y no ¿qué causa la enfermedad?

La microinmunoterapia, como herramienta dirigida a regular el buen funcionamiento del sistema inmunitario, coincide plenamente con esta visión integrativa del individuo, y como tal puede incluirse plenamente dentro de la estrategia terapéutica del profesional sanitario.

2 thoughts on “Inmunidad, emociones y hormonas: un trío de impacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies.
Más información.
ACEPTAR

Aviso de cookies