La artrosis es la enfermedad de las articulaciones más frecuente en todo el mundo. Se trata de una patología caracterizada por un proceso de deterioro del cartílago, un tejido que recubre los extremos de los huesos en una articulación, impidiendo que se froten entre sí.

En el desarrollo de la artrosis, el cartílago se desgasta y puede desprenderse. Cuando los trozos de cartílago que se desprenden acceden a la cavidad articular se produce una reacción inflamatoria. Si la capa del cartílago se desgasta completamente, los huesos quedan desprotegidos en la articulación. Para contrarrestar la fricción, en los huesos se desarrollan los osteofitos, que son excrecencias óseas también denominadas «esporas óseas». Las consecuencias son dolores intensos e inmovilidad.

Existen diferentes factores como la edad, predisposiciones genéticas, sobrepeso o traumatismos articulares sufridos que pueden favorecer la aparición de este trastorno. También hay nuevos estudios que indican que los procesos inflamatorios no sólo son la consecuencia sino también la causa del deterioro del cartílago.

¿Que opciones terapéuticas hay para combatir el dolor y la inflamación?

El ejercicio físico puede ser de gran ayuda para que las articulaciones se sostengan mejor. Además una alimentación sana puede condicionar de forma positiva la evolución de la enfermedad. Esto es válido especialmente en personas con sobrepeso. Conseguir el peso adecuado debe ser el primer objetivo en todo tratamiento de la artrosis. Además, un equilibrio ácido-base ajustado puede calmar los dolores de la artrosis. Por lo tanto, los alimentos acidificantes tienden a ser proinflamatorios, mientras que la alimentación básica (fruta y verdura) resulta antiinflamatoria. Junto con estas medidas saludables, diferentes plantas como el harpagófito o la “uña de gato” podrían ser eficaces en la artrosis por sus propiedades antiinflamatorias. La Micro-Inmunoterapia, por su composición y estructura, también podría contribuir en el control de la inflamación y del dolor. Su objetivo principal es disminuir la acción de mediadores del sistema inmune (citoquinas) implicados en procesos inflamatorios como la interleuquina 1 o el factor de necrosis tumoral alfa.

Resumiendo, para tratar la artrosis en su totalidad, es recomendable llevar un estilo de vida saludable con una alimentación equilibrada, hacer ejercicio físico regular y moderado, y sobre todo combatir de forma adecuada la inflamación.

Referencias:

1. Jeremy Sokolove, Christin Lepus: Role of Inflammation in the Pathogenesis of Osteoarthritis – Latest Findings and Interpretations, Ther Adv Musculoskelet Dis. 2013 April; 5(2): 77–94.

2. Huang TH, Tran VH, Duke RK, Tan S, Chrubasik S, Roufogalis BD, Duke CC. Harpagoside suppresses lipopolysaccharide-induced iNOS and COX-2 expression through inhibition of NF-kappa B activation. J Ethnopharmacol. 2006 Mar 8;104(1-2):149-55. Epub 2005 Oct 3.

3. Allen-Hall L, Arnason JT, Cano P, Lafrenie RM. Uncaria tomentosa acts as a potent TNF-alpha inhibitor through NF-kappaB. J Ethnopharmacol. 2010 Feb 17;127(3):685-93. doi: 10.1016/j.jep.2009.12.004. Epub 2009 Dec 6.

Deja tu comentario

Avisamos a los usuarios que al dejar un comentario en este blog se solicitan datos como un nombre que podrá ser de carácter público y por tanto visible por todos los usuarios. La dirección de correo electrónico no será publicada. El usuario que introduzca un comentario debe tener presente que sus publicaciones podrán ser conocidas por otros, por lo que DIMI S.L no se hace responsable de los contenidos que libremente haya publicado o compartido el usuario. Por la presente, el usuario mismo es el principal responsable de su privacidad. Para más información sobre nuestra política de protección de datos consulte nuestro Aviso legal.

Uso de cookies

En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información, te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies